Repunta trabajo sexual en Cancún

Manuel Sánchez/Mestizo

CANCÚN, Q. Roo.- La pandemia por Covid-19 afectó a diversos sectores, dando como resultado que muchas empresas prescindieran de los servicios de una importante cantidad de sus empleados. Al no contar con una fuente de ingresos y debido a que el apoyo de las autoridades gubernamentales no cubrió el 100 por ciento de las necesidades, muchas personas optaron por iniciarse en el trabajo sexual.

En redes sociales, entre ellas Facebook, se puede ver cientos de anuncios en grupos en donde, tanto hombres como mujeres, ofrecen este tipo de servicios.

Estas menciones ofrecen desde el envío de fotografías con contenido sexual o erótico, así como encuentros sexuales. Las tarifas son variables.

Incluso en los anuncios, las personas llegan a hacer referencia a que debido a su situación económica es que recurren a este tipo de trabajo.

Los comentarios de los usuarios, al ser anuncios totalmente públicos, son variables. Van desde aquellos que critican a las personas y otros que las apoyan.

La realidad es que en las redes sociales no existe alguna regulación que prohíba o limite este tipo de mensajes y de ahí que en las últimas semanas haya incrementado de forma considerable el número de post de este tipo.

Es de destacar que muchas de las personas que han optado por este trabajo son de origen extranjero, e incluso, algunos de ellos se quedaron varados en la entidad tras el cierre de fronteras en sus países de origen.

Hasta el mes de julio, ya con la reactivación económica, de acuerdo con las autoridades de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de Quintana Roo se habían perdido más de 104 mil empleos formales.

De lo presencial a lo digital

Otro de los sectores que afectó el Covid 19 es el de entretenimiento para adultos. Muchas personas que se dedican al baile erótico o trabajo sexual, tuvieron que recurrir al “home office”.

Es decir, se adaptaron a la “Nueva Normalidad”, porque en su momento se cerraron todos los establecimientos para adultos y moteles.

Por ello, muchas trabajadoras y trabajadores sexuales tuvieron que migrar a lo digital y ofrecer a sus clientes, a través de internet, otras opciones como video llamadas eróticas o de contenido 100 por ciento sexual o la venta de fotografías conocidas en el argot como “packs”.

Y aunque el trabajo sexual presencial se paralizó, la realidad es que mucho de los clientes se adaptaron a esta nueva forma de trabajar y accedieron a pagar por el servicio.

E incluso, aún con el Semáforo Epidemiológico en color naranja y en medio de una reactivación económica, las tarifas de este tipo también tuvieron que ser adaptadas para poder estar al alcance de los clientes.

De acuerdo con los comentarios de algunas personas que hacen este tipo de actividad, el trabajo no puede detenerse, pues además de alimentarse, en muchos casos son el único sustento de sus familias.

Confían que en breve todo comience a tomar su curso a generar los recursos a los que muchos de ellos estaban acostumbrados antes de la pandemia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s