Imprime una ensalada, por favor

Claudina Canto / Mestizo

MÉRIDA, Yuc., 8 de Septiembre de 2020.- El hombre ha pasado más de 140.000 años en la tierra, desde el inicio partió como cazador o recolector siempre para satisfacer sus necesidades y desde entonces comenzó la dependencia de los seres humanos a la producción de la tierra, utilizando animales como res, puerco y pollo, así como frutas y vegetales para alimentarse. Esta forma de consumo en exceso de alimentos hoy representa un grave problema para la conservación de la seguridad ambiental y la salud del planeta mismo.

Una propuesta como una idea realmente innovadora, es la comida impresa en 3D, no es una película de ciencia ficción, sino una realidad que cada día está mejorando.

No fue hasta 2007 que investigadores de la Universidad de Cornell, con el apoyo de French Culinary Institute de Manhattan, modificaron la primera impresora 3D para elaborar comida, desde entonces, son muchos los laboratorios y empresas de tecnología, que han desarrollado impresoras capaces proyectar todo tipo de alimentos con las formas deseadas. Los primeros prototipos de la impresión 3D de alimentos no fueron muy buenos, ya que los objetos impresos estaban hechos de pasta de azúcar y no eran apetitosos para el consumo. Además resultaron muy caros para la gente común, que deberá tener en sus bolsillos la cantidad de 280 euros para lograr saborear este modelo de comida.

Adentrándose en el tema, una de las principales referencias que debe de conocer es el de FoodTech, que es un concepto que se usa en el mundo de los negocios alimenticios para referirse a la tecnología que usan; la rama de la ciencia de estas empresas se ocupa de los procesos de producción y determinan la forma en que estos productos se integraran a los mercados. Por lo tanto, a las empresas que usan tecnología para crear alimentos impresos reciben el nombre de foodTech.

La empresa holandesa ByFlow, se especializa en la impresión 3D de alimentos y desarrolló su propia impresora 3D llamada “Focus”, rápidamente se ganó un privilegioso lugar en la industria alimentaria. Al mismo tiempo ByFlow fue la primera empresa en crear un restaurante con impresoras 3D. Los ingredientes que se usan para la impresión son polvos insertados en cartuchos que se combinan con aceites y líquidos.

La NASA hizo su incursión con esta tecnología en 2013 y gracias a ello fue que comenzó a sonar aún más estas ideas. La agencia espacial norteamericana becó a un ingeniero de la empresa Systems and Materials Research Corporation (SMRC) hace seis años, para que en seis meses desarrollase una impresora que pudiera crear alimentos.

Aden Díaz Nocera es uno de los fundadores de Life SI (Life Soluciones Integrales), es una empresa argentina de la provincia de Córdoba, dedicada al desarrollo de sistemas de impresión 3D para investigación. Sus sistemas están siendo usados en distintas líneas de investigación. Para lograr estos resultados, se necesitan impresoras que puedan trabajar en condiciones de calidad, un área limpia. “Estos proyectos permiten descartar la necesidad de contar con animales para la producción de alimentos. Para la carne vegetal se puede imprimir o fabricar determinado músculo” comenta el fundador.

NotCo es una empresa chilena que se dedica en los algoritmos de plantas para generar comida impresa. “La gente está volviendo a lo natural. Cada vez más, se percibe la incomodidad de las etiquetas que nadie entiende y el uso de químicos está siendo rechazado. Hay solo un 30% de posibilidad de que podamos alimentar a la población total en los próximos 15 años. NotCo viene para mostrar que hay camino y el futuro de la comida es en base de plantas”. Menciona uno de los fundadores de la compañía Matías Muchnik. “La industria ganadera es la principal causa de los males medioambientales”, argumenta Muchnick, dado que “hay que invertir una cantidad brutal de recursos como tierra, agua y energía para producir un kilo de carne”.

Todas estas ideas y modificaciones para el mundo de la comida forman parte de esta revolución alimenticia en el planeta tierra. La situación en el planeta es delicada por lo que tenemos que buscar otras alternativas si queremos permanecer más tiempo en el. Con los medios apropiados, el ser humano se tendrá que acoplar a las ideas innovadoras en la lucha por la pertenencia en la tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s