Los mitos y realidades de las vacunas

Claudina Canto / Mestizo

Merida

MÉRIDA, Yuc., 15 de Septiembre de 2020.- Las principales potencias mundiales están enfrentándose por ser quién llegará primero en obtener una vacuna contra la enfermedad causada por el coronavirus, México no se queda afuera en la jugada. El país ha hecho alianzas con Países como Estados Unidos, Rusia y China para garantizar el acceso al prototipo vencedor y competir para que el reparto resulte equitativo para todos “No estamos apostando todos los huevos a una canasta, sino que estamos jugando, o estando a tiempo, en muy diferentes proyectos”, dijo este jueves Marcelo Ebrard, el secretario de Relaciones Exteriores.

Se entiende por vacuna cualquier preparación con el objetivo de generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos por ello con el paso del tiempo las vacunas han sido las heroínas de tantas enfermedades mortales como tuberculosis, hepatitis B, tétanos y entre otras pero desgraciadamente no todos piensan lo mismo. Todo empezó en 1998, cuando un grupo de investigadores publicó en “The Lancet”’ una revista científica, un estudio que entraba en relación la aparición de síntomas de autismo con la vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubeola).
Lo que hizo que muchas familias retiraran a sus hijos de los programas de vacunación, por otra parte, también dio origen a investigaciones durante los años siguientes para identificar la posible relación entre autismo y vacunas a lo que no encontraron ningún tipo de evidencias.

Dos importantes farmacéuticas se unen para crear contrarreloj una vacuna  contra la Covid-19

En la actualidad, “Algunos padres están preocupados de que las vacunas múltiples en la primera infancia pudieran dañar el sistema inmunológico de sus hijos, haciéndolos más susceptibles a futuras infecciones”, explica el autor principal Jason Glanz en un comunicado. “Este nuevo estudio sugiere que la teoría de sobrecargar el sistema inmune de un bebé es altamente improbable”.

Según uno de los argumentos por los antivacunas, las vacunas contienen químicos
“peligrosos” como anticongelante, aluminio y plomo
. Tenemos que tomar en cuenta que las dosis son la clave porque podríamos decir que en parte es cierto que muchas vacunas contienen sustancias químicas como aluminio, formaldehído y mercurio pero las dosis son tan pequeñas e insignificantes, que dichas sustancias no se consideran tóxicas.

Es importante recalcar los mitos asociados a las vacunas, son debido al creciente número de padres con dudas de tipo medicas. Recordemos que las vacunas ayudan a prevenir enfermedades provocadas por virus nuevos o mutaciones de anteriores, que son muy graves para el sistema humano, que no cuentan con los anticuerpos de reacción y eliminación de estos virus, por lo que salvan vidas, pero por desgracia, según los datos de UNICEF, la quinta parte de los niños de todo el mundo sigue sin recibir las vacunas básicas por los distintos grupos antivacunas que existen y que además los limita el acceso económico a las mismas.

Veremos pronto las modificaciones protocolarias cuando la tan ansiada vacuna del COVID salga al mercado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s