Huellas de esclavitud al descubierto

Redacción/Mestizo

MÉRIDA, Yuc., 21 de Septiembre de 2020.- En 2017, investigadores de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del INAH encontró un pecio de vapor “La Unión”, a 3.7kilómetros del puerto de Sisal, Yucatán; ahora, después de tres años de investigación, los especialistas pudieron confirmar que se trata del primer barco que fue usado para el tráfico de esclavos mayas.

Para confirmar de qué tipo de barco se trataba, los especialistas realizaron investigación de campo y en archivos de México, Cuba y España; después se determinó que entre 1855 y 1861, la nave llevó a Cuba un promedio mensual de 25 y 30 mayas capturados durante la Guerra de Castas o engañados con documentos falsos.

Los investigadores señalaron que el descubrimiento es de singular relevancia porque más allá de lo complejo que es identificar “con nombre y apellido” a un pecio, la nave da detalles del pasado de México, porque si bien la esclavitud estaba prohibida desde la Independencia y que el 6 de mayo de 1861, el presidente Benito Juárez emitió un decreto para impedir la extracción forzada de cualquier individuo maya, el incendio que el 19 septiembre de ese mismo año causó el hundimiento del vapor en su camino a Cuba, demostró que la esclavitud continuaba sin obedecer ley alguna.

La arqueóloga subacuática Helena Barba Meinecke, responsable de la oficina Península de Yucatán de la SAS, dijo que la investigación es relevante porque hasta hoy no se había documentado una embarcación que traficara personas mayas.

Siguiendo los hilos de la historia

El pecio “La Unión” se localizó arqueológicamente en 2017, en el marco del Proyecto Integral para la Protección, Conservación, Investigación y Difusión del Patrimonio Cultural Subacuático de la SAS, en coordinación con el Centro INAH Yucatán y los habitantes de la región; ese año, se ubicaron los remanentes de un barco inicialmente nombrado “Adalio”, en homenaje al abuelo del pescador Juan Diego Esquivel, quien guió a los arqueólogos al sitio.

El pecio correspondía a un vapor de la primera etapa de dicha tecnología, fechada entre 1837 y 1860, cuando esos barcos eran impulsados con un sistema de calderas, máquinas con balancín y ruedas de paleta ‘tipo Mississippi’.

El equipo de la SAS comenzó a indagar en los archivos provinciales de Yucatán y Baja California Sur, así como en los nacionales de México, Cuba y España. Luego de un proceso de tres años, se logró reunir la información suficiente para corroborar que el “Adalio” es, en realidad, el vapor “La Unión”.

Travesías con final trágico

El vapor “La Unión” perteneció a la empresa española Zangroniz Hermanos y Compañía, establecida en 1854 en La Habana, la cual, un año después, fue autorizada para comerciar en México, realizando travesías entre Sisal, Campeche, Veracruz y Tampico.

Usualmente llevaba a Cuba pasajeros de primera, segunda y tercera clase, junto con mercancía, como fibras de henequén, cueros curtidos, palo de tinte y pieles de venado. Sin embargo, sus mandos también estaban en contubernio con los esclavistas, quienes introducían en pequeños e insalubres espacios a los mayas que capturaban o engañaban.

Un año antes de su hundimiento, en octubre de 1860, el vapor había sido sorprendido en Campeche cargando 29 mayas, entre ellos niños y niñas de 7 y 10 años, pero el escarnio no acabó con el contrabando de “La Unión”.

Fue hasta después de aquel trágico 19 de septiembre, en cuyo naufragio falleció la mitad de los 80 tripulantes y 60 pasajeros, que el gobierno mexicano puso mayor atención en los cateos en los puertos, a fin de impedir el tráfico de personas en las rutas hacia Cuba. Sin embargo, las cifras no cuentan a los esclavos mayas, pues estos no eran considerados personas sino mercancías. (Con información de Agencias)

Planean paseos históricos

Dado que el pecio del vapor “La Unión”, el primer barco que ya se sabe fue usado para el tráfico de esclavos mayas, se encuentra a sólo 7 metros de profundidad en las costas del puerto de Sisal, se desarrolla un proyecto para que la zona de hallazgo pueda ser visitada por medio de buceo y acercar el patrimonio cultural a los mexicanos.

Helena Barba Meinecke, responsable de la oficina Península de Yucatán de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), dijo que a la fecha se han encontrado un total de 395 pecios en el litoral de la Península de Yucatán, tanto en aguas nacionales como en internacionales someras y profundas, lo que abre un importante abanico de historia para conocer un poco más sobre el pasado de México.

“Desde 2003 a la fecha esos vestigios han sido catalogados por un equipo interdisciplinario coordinado por el INAH de los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo. El patrimonio subacuático se encuentra tanto en aguas someras y profundas”, indicó.

La también arqueóloga subacuática explicó que a estos se suman cerca de 400 hallazgos más de restos arqueológicos y antropológicos encontrados en ríos subterráneos, grutas, cuevas, cenotes y lagunas de la orografía peninsular, lo que demuestra lo asombroso de la historia que guardan estas tierras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s