Pandemia no frena cambio climático

Redacción/Mestizo

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de Septiembre de 2020.- En mayo de 2020, un equipo internacional de científicos se propuso analizar el impacto del confinamiento mundial, a causa de la pandemia de COVID-19, en el medio ambiente. Como consecuencia de las restricciones de movilidad (impuestas o voluntarias) para frenar la expansión del coronavirus, el tráfico se desvaneció y muchas industrias pararon la producción, con la consecuente caída de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En concreto, las conclusiones del estudio fueron las siguientes: entre los meses de enero y abril de 2020, las emisiones disminuyeron, de media, un 8,6 % con respecto a los valores para el mismo periodo en el año anterior. Además, el descenso más abrupto se alcanzó el 7 de abril, con una caída de emisiones del 17 % con respecto al mismo día en 2019.

Finalmente, con la recuperación de la movilidad y de la actividad industrial, se estimó que la reducción total de emisiones a final de año será de tan solo un 4,2 %.

 Pero este breve y leve impacto del confinamiento no bastará para provocar una reducción significativa de las emisiones y, por supuesto, no será lo bastante relevante como para revertir o frenar de alguna manera el cambio climático en el que ya estamos inmersos. Y, en este contexto, el COVID-19 ha traído más malas noticias que buenas.

Impacto mayúsculo

Publicado el 9 de septiembre, un nuevo informe de múltiples agencias de organizaciones científicas, Unidos en la Ciencia 2020, –y elaborado por la Organización Meteorológica Mundial (WMO)– destaca los impactos crecientes e irreversibles del cambio climático, que afectan a los glaciares, los océanos, la naturaleza, las economías y las condiciones de vida humanas, a menudo relacionadas con el agua, como sequías o inundaciones. También documenta cómo la COVID-19 no solo no ha tenido impacto a la hora de revertir la situación, sino que además ha impedido nuestra capacidad para monitorear estos cambios a través del sistema de observación global.

El cambio climático no se ha detenido, ni mucho menos. Las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera se encuentran en niveles récord y continúan aumentando. Las emisiones se dirigen ahora hacia los niveles de antes de la pandemia tras la disminución temporal causada por el bloqueo y la desaceleración económica. (Con información de Agencias)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s