El otro lado de la moneda

A 8 mm del mundo

Marco Bautista M. / Mestizo

@elmarcobau

La Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) reveló los resultados de sus alumnos admitidos este 27 de septiembre, en el cual hubo un porcentaje de jóvenes que entraron a su facultad de preferencia, sin embargo nadie habla del otro lado de la moneda, de los alumnos que no pasaron a la universidad, que es un porcentaje muy amplio, que ronda el 75% de quienes presentaron el examen. Eso quiere decir que más de 15 mil alumnos se quedaron sin universidad de los 20 mil (aproximado) en total. Esto es sin tomar en cuenta escuelas como el Tecnológico de Mérida, UTM, UPY, entre otros. La UADY acumuló el mayor porcentaje de aspirantes, quienes prácticamente “pelearon” por algún lugar en alguno de sus 45 programas presenciales de licenciatura que conforman la oferta educativa.

Carreras que tradicionalmente son muy demandadas dejaron a decenas de aspirantes muy lejos de sus sueños de estudiar una licenciatura. Por ejemplo, en más demandada, Médico Cirujano, presentaron dos mil 908 aspirantes y sólo aceptaron 190, lo que dejó fuera a dos mil 718 jóvenes.

Es una cifra muy cruda tomando en cuenta los índices de los estudiantes en México. ¿De quién es la culpa? ¿Las universidades yucatecas no están listas para tener más alumnos? o ¿Se puede hablar de un fracaso en el sistema educativo?

La realidad no es alentadora y más en estos tiempos de pandemia en la que muchos no van a poder alcanzar a inscribirse a otra escuela por el simple hecho de no poder pagarla o las clases en línea. Son un sinfín de adversidades que debe sortear el alumno yucateco y mexicano en general, para recibir una educación de calidad.

También la gente se olvida de ellos, de esos estudiantes que no salieron las cosas como esperaban y no obtuvieron el puntaje necesario. No hablemos de reprobar, porque puedes sacar una calificación bastante buena y aún así quedar fuera de la selección de alumnos. Esos jóvenes siguen siendo valientes que a pesar de no tener las condiciones favorables fueron y dieron lo mejor de sí. No olvidemos eso y en vez de reprocharles el fracaso, se les tiene que apoyar y ayudar, todos son humanos y tienen errores. No olvidemos que un éxito no se construye de la noche a la mañana, tienen que venir muchos fracasos para construir tu éxito, no subestimemos a ese alumno que hoy no fue aceptado y mañana se convierta en un gran profesionista como licenciado, ingeniero, médico, etcétera.

Esperemos que la gran mayoría de los alumnos puedan encontrar acomodo en otra escuela que oferte la carrera que ellos quieren, tienen una vida por delante y mucho que aprender. Se tiene que ser empático con la gente y dejar de lado las diferencias porque nadie se define por un examen o por un fracaso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s