Desastres naturales en México

SERENDIPIA

Irma Ribbon / Mestizo

@IrmaRibbon

En los próximos años, los desastres naturales podrían recrudecerse debido a los efectos del cambio climático y afectarían a millones de mexicanos, motivo por el cual se vuelve imperativo diseñar una política encaminada a disminuir la vulnerabilidad de la población. Los gobiernos no son responsables de la ocurrencia de los fenómenos meteorológicos, pero sí de la prevención de sus efectos, de los riesgos derivados de estos y atender los posibles daños a la población, a la infraestructura, a los servicios y a los sistemas de producción, así como de la reubicación de los habitantes de las zonas más vulnerables con el fin de garantizar su seguridad.

El apoyo a los afectados por desastres naturales es un acto humanitario. No hay duda de ello. Sin embargo, esto también es aprovechado tanto por el amarillismo mediático, como por el oportunismo político. En cambio, tomar medidas preventivas, como la reubicación de asentamientos humanos de las áreas más vulnerables y la inversión en infraestructura (como hacen los países desarrollados, diseñada para evitar impactos negativos de eventos naturales sobre la población), no parece ni vender espacios publicitarios, ni generar clientelas agradecidas.

El propósito del ahora desaparecido Fondo de Desastres Naturales (Fonden) era “usarse” para la rápida rehabilitación de la infraestructura federal y estatal afectada por eventos naturales adversos; era positivo más no suficiente. Dentro del entorno reformista tan presumido por la clase política nacional, sería ideal trazar un plan hídrico que reduzca de forma eficaz la vulnerabilidad de millones de mexicanos a desastres naturales. De otro modo, la verdadera tragedia no será la pérdida de bienes y vidas, sino el conocimiento de que tales pérdidas no se evitaron por negligencia.

La historia de los desastres naturales en México es vasta y onerosa. Si tan sólo se consideran los diez siniestros con los mayores costos económicos, (nueve han sido afectaciones por huracanes o inundaciones), se tiene que nuestro país ha sufrido pérdidas por más de 4.5 mil millones de dólares (eso, sin contar la “cifra negra” emanada de datos imprecisos u “omitidos” por la autoridad). Asimismo, se puede notar una recurrencia en las zonas dañadas, no sólo por sus características geográficas, sino por la ausencia de planeación de infraestructura adecuada para encarar esta clase de contingencias.

Es terrible la impotencia de ver regiones enteras del país azotadas por la sequía, mientras otras cada año quedan arrasadas por la fuerza del agua.

Cabe señalar que uno de los pasos fundamentales de la civilización fue la “domesticación” del agua. Aunque lograr esto a cabalidad es imposible (recordar la tragedia de Katrina en 2005), dejarlo al azar es irresponsable. Es también un reto para mejorar las políticas imperantes de gestión de desastres en América Latina. Si pretendemos un siglo XXI más seguro y menos vulnerable, hay cambios en concepciones, paradigmas y enfoques que tienen que gestarse desde ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s