Ofrenda de sabor y aromas

Juan Manuel Estrada/Mestizo

Cancún, Q. Roo., 2 de Noviembre de 2020.- Sin duda la festividad del Día de Muertos es una de las más importantes en nuestro país, y cada región tiene su manera particular de celebrar, aunque sigue sin ser del todo entendido para el resto del mundo, pues la nostalgia de los seres queridos que se nos han adelantado contrasta con la diversión y gozo con el que se preparan los altares.

Es una fiesta para los difuntos, y como en toda buena fiesta, los platillos especiales no pueden faltar. Así es como por tradición se prepara para el altar u ofrenda el platillo preferido del que aparece en la foto, acompañado de veladoras, flores de cempasúchil y su respectiva calaverita de azúcar.

Pero también son épocas de platillos que sólo degustamos justo estos días, aunque son diferentes en cada región de nuestro país. Por ejemplo, en la península de Yucatán el más tradicional es el que se prepara para la celebración del “Hanal Pixán” (festividad de muertos con gran arraigo y gran significado); estamos hablando del famoso mucbipollo o pibipollo, que hace referencia al pollo enterrado. Es un guiso fantástico a manera de tamal, con relleno de pollo, rebanadas de jitomate y huevo cocido, donde la masa se revuelve con frijol tierno y se envuelve en hoja de plátano. Luego se cuece a la leña en un pib (horno de tierra). Pero es más que un tamal, ya que su tamaño por lo general es para compartir entre cuatro o más comensales, aunque por tradición, el primero deberá ser puesto en la ofrenda.

Dulces detalles

Los dulces son también parte importante de las ofrendas y altares; por tradición se preparan la calabaza en tacha, dulce de tejocote y el pan de muerto, este último que desafortunadamente en el afán de comercializarlo, comienza a perder su temporalidad. Hace no muchos años, el pan de muerto debía ser esperado año con año y sólo se disfrutaba prácticamente entre la última semana de octubre y la primera de noviembre. Pero el afán comercial corrompe esta magia, ofreciéndolo desde agosto. (Y esta misma agresión sufre la Rosca de Reyes, al ser encontrada a un lado del pan de muerto apenas iniciado noviembre).

El pan de muerto quizá sea el elemento gastronómico que aparece en todas las regiones y cuyo simbolismo tiene diferentes vertientes. El centro del pan, ese que de niños todos pelean es la ejemplificación del cráneo del muerto; las tiras en formas de hueso a los lados, hay quien dice que representa los cuatro puntos cardinales, o que no son huesos, sino las lágrimas derramadas por los difuntos.

Cualquiera que sea la creencia, es un gran día para hacerle fiesta a quien se nos ha adelantado. Y repito: en toda fiesta, lo más importante es la comida y si no hay ninguna pérdida cercana, acompañe a quien adorna sus ofrendas y guisa para sus muertos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s