Breve historia de la esclavitud en Yucatán

Marco B. Montañez / Mestizo News

MÉRIDA, Yuc., 3 de Diciembre de 2020.- El 3 de diciembre se celebra el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, una actividad que se cree erradicada, sin embargo, es un mal que aún se sigue acrecentando, tal vez no como se cree, pero si hay grandes ejemplos de la esclavitud en los años actuales como la sexual, laboral entre otros ; y en Yucatán no es la excepción. 

La esclavitud en la península data del tiempo de los mayas cuando los esclavos eran los que servían a los gobernantes y a los sacerdotes. Tiempo después con la conquista muchos de los mayas pasaron a ser esclavos y fueron explotados por los españoles.  

No solo los mayas eran esclavos en Yucatán, sino que también están los africanos, afrodescendientes o zambos que la historia se ha encargado de borrar de la historia yucateca. Hubo esclavos africanos que por lo general servían a familias ricas que residían en el centro de la ciudad de Mérida. 

Jorge Victoria Ojeda, investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán dice que: “Siempre nos orientamos a lo que es la cultura maya, pero pienso que erradamente las investigaciones se dirigen siempre a la relación que se tuvo con el grupo dominante, los españoles, pero casi nunca se ha abordado la relación con los otros grupos, como los africanos”  

Los afrodescendientes en Yucatán o zambos jugaron un papel importante en la historia de Yucatán ya que estuvieron presentes, desde la colonia hasta la Independencia cuando estos decidieron emigrar a otras partes del país. Ellos jugaron un papel importante en aspectos históricos, arquitectónicos y antropológicos, además de que estos mezclaron su cultura entre lo maya y lo español creando un mestizaje más complejo de el que se creía.

“Se pensaba que en el siglo XVI el centro de la ciudad de Mérida era sólo para españoles, pero es una idea falsa. En las casas vivían los tres grupos y en las calles y en las fiestas religiosas estaban los tres, aunque con restricciones”, señala Victoria Ojeda. 

Santa Lucía del Centro Histórico de la Ciudad de Mérida, era el barrio de los africanos y afrodescendientes durante la época colonial en el estado, señalan estudios. 

Con el auge henequenero, los esclavos cambiaron de nombre y ahora se llamaban obreros o peones que percibían una paga bastante baja. Entre los años 1870 a 1914 con la fiebre del oro verde se levantaron de muchas haciendas que cultivaban el henequén, a costa de los indígenas, que eran peones.

Con el Porfiriato, la situación no mejoró. La estrategia que usaban los hacendados era por medio de deudas de los peones, que no terminaban de pagar y se quedaban trabajando de por vida en la hacienda como un estilo de cárcel, pero sin haber cometido un crimen. Esto era alimentado por el propio Porfirio Díaz que buscaba modernizar y volver más rico al país, sacrificando a su propia gente. 

Yucatán pasó a ser el monopolio del henequén durante finales del siglo XIX y principios del siglo XXI, trayendo edificios como los de Paseo de Montejo y el propio Paseo en sí.   

En este día se tiene que recordar que como seres humanos todos deben ser iguales y no debe haber alguien por debajo de nosotros sin importar ninguna condición humana, social o económica. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s