Club América: Las claves del ridículo de las Águilas en la Concachampions vs LAFC

Redacción / Mestizo News

CDMX. 20 de diciembre de 2020.- A pesar de la derrota y de la eliminación, el América no jugó un mal partido ante el LAFC. Sin embargo, aunque las sensaciones fueron buenas, lo que mandan son los resultados y al no obtenerlos, cualquier atisbo de buen futbol queda opacado por lo importante a este nivel que es sacar adelante las situaciones. 

La mejoría del equipo de Miguel Herrera radicó en cuestiones que tienen que ver con cosas que son compatibles con la vida y el día a día en el futbol y en cualquier profesión. La primera es la atención, la buena ocupación de los espacios y minimizar lo máximo posible a Carlos Vela, por lo menos en el primer tiempo.

Si bien cierto el cuadro de la MLS llegaba con cierta libertad hasta un punto cercano al área, el equipo de Miguel Herrera ponía bien el cerrojo en el centro del campo para así, no darle espacio a Vela para que tuviera una libre capacidad de decisión desde el tiempo, comodidad y libertad para dar un pase con sentido. 

El América fue un bloque. Un equipo solidario, compacto y que tenía muy clara la hoja de ruta para llevarse el partido y clasificar a la final. Si a eso sumamos el gol tempranero de Sebastián Cáceres y que el LAFC se quedó con un hombre menos, pues daba la impresión de que era el escenario ideal para gestionar la ventaja, el balón y el ancho de la cancha y matar al contragolpe.

Sin embargo, todo eso se torció en el segundo tiempo. Un momento de lapsus de las Águilas, dos genialidades de Carlos Vela y la poca capacidad de reacción de Miguel Herrera desde del banquillo, terminaron por dilapidar a un equipo que necesita una urgente renovación de muchos sectores para volver a ser medianamente competitivo y temible por lo menos en la Liga MX. 

El 2020 fue un desastre. Sin títulos, sin buenos jugadores, con un entrenador que se la pasa más en la televisión que en el campo de entrenamiento y una directiva permisiva que se ve incapaz de tomar decisiones para cambiar el rumbo del club en el corto plazo.

El primer tiempo del América fue bueno. Defendió de manera solvente, no le generaron ocasiones claras y lo poco que pudo producir en ataque le bastó para ganar de forma momentánea en el marcador. 

Sin embargo, la falta de atención, de no responder ante las adversidades y también la falta de talento de algunos jugadores que no dan el nivel para responder a las exigencias de un club grande y demandante, sentenciaron a un América que parece una mala broma, pero de las buenas, de aquellas de lo saladas que son, dan risa, y el América, da risa, pero mucha risa, y eso, es para cambiar muchas cosas. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s