Siguen en la batalla

Redacción/Mestizo News

CANCÚN, QRoo., 4 de Enero de 2021.- El personal médico necesita de un respiro tras largas jornadas de trabajo para atender los numerosos casos de Covid-19 en todo el país. 

Lamentablemente, después de 9 meses de confinamiento, la población le perdió el miedo al COVID-19 y comenzó a salir a realizar fiestas y reunirse sin seguir las recomendaciones sanitarias, por lo que el personal de salud ha optado por hacer un llamado a aquellas personas que omiten el número de muertos por coronavirus en el país.

Se han cansado de platicar la situación que se vive en el hospital, la manera en que sufren los pacientes de COVID-19 al ser intubados y los rezagos que deja la enfermedad en los pulmones; sin embargo, esto parece no importarle a la ciudadanía.

Con 20 mil 217 contagios, el personal hospitalario representa más de uno de cada cinco casos en el último reporte de la Secretaría de Salud, con 23 por ciento de trabajadores de la salud contagiados que no son médicos, enfermeros o laboratoristas.

El Gobierno de México reconoce 271 defunciones del personal sanitario por COVID-19.

Tan sólo en el IMSS, son 81 mil 145 trabajadores de salud que forman parte de los 2 mil 454 equipos de Covid-19, quienes han trabajado en promedio mil 300 horas, con muy pocos descansos y eso ha provocado un agotamiento que aumenta a la par que los números de contagio por coronavirus.

Por eso, es importante el llamado a la población para que respeten las medidas sanitarias y no bajen la guardia ante la pandemia que ha dejado un fuerte impacto alrededor del mundo.

Cuidarnos es el mejor regalo que le podemos hacer al personal de salud, la mayor y más grande muestra de agradecimiento no está en un aplauso, está en quedarse en casa, está en demorar las horas de la diversión, es también una forma de expresarles respeto por lo que está ocurriendo en los hospitales.

Estrés y cansancio severo son algunos de los síntomas que no dejan de crecer entre el personal médico, el cual también se arriesga a contraer el virus tras estar al cuidado de los pacientes contagiados.

El personal presenta estrés y cansancio, y la única forma de ayudarles y corresponder el esfuerzo que hacen para atender a los pacientes, es quedarse en casa. En nuestras manos está que esto no se salga de control.

En la línea de batalla

Doctores, enfermeras, camilleros, personal de limpieza y todo aquel que trabaja bajo riesgo, se han convertido en héroes y heroínas que, con bata y cofia, protegen vidas ante la actuación de un diminuto enemigo que está siendo mortal en el mundo.

Ellos y ellas; los médicos y enfermeras, son quienes están en la primera línea de lucha contra este mal, son quienes día y noche llegan a los hospitales, se alistan y hacen todo los posible por preservar la existencia de sus pacientes.

Acompañan a los enfermos, les llevan palabras de aliento. El personal de salud que, sin conocer a las personas infectadas, se convierten en sus compañero de batalla, la mayoría de las veces bajo un riesgo inminente.

En lucha sin escudo

Mientras la mayoría de la gente se quedó en casa por el confinamiento que decretaron las autoridades sanitarias, el personal de salud continúo trabajando en hospitales para tratar de salvar las vidas de los enfermos de un virus que todavía no se termina de conocer.

La falta de equipo y material para cubrirse y mantenerse “a salvo” no fue impedimento para ellos, pues aunque el gobierno de México aseguraba que los trabajadores tenían todo lo necesario para combatir esta batalla, los médicos y enfermeras daban a conocer que no era así. Tuvieron que comprar -con su propio dinero- el equipo necesario para evitar contagiarse.

Luego empezaron a difundirse los miles de casos de contagiados en diversos hospitales de México. Médicos especialistas, enfermeras en general, radiólogos, camilleros empezaron a manejar números rojos, se contagiaban y a los pocos días perdían la vida. El virus había llegado a nuestros héroes y nuestra esperanza se estaba acabando.

Pero, nuevamente, el personal de salud no se detuvo, con el dolor de haber perdido a colegas y amigos decidieron continuar peleando en la primer línea de batalla. 

El gobierno de México tampoco ha dejado de agradecer su gran valentía, sin embargo, los apoyos económicos que han prometido para el personal de salud no se ha concluido y diversos integrantes del sector salud aseguran que no se sienten respaldados por sus autoridades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s