Mismo negocio, nuevo dueño

Daniel Gutiérrez/Mestizo News

Cancún, Q. Roo., 11 de Enero de 2021.- La mirada del exasesor Antonio Meckler Aguilera lo decía todo aquel primer día de funciones del gobierno 2018 – 2021. Sobre el escritorio de la presidencia de Cancún había tres temas considerados como torales y delicados. Situaciones apremiantes para una administración que, hasta ese momento, gozaba de alta credibilidad por la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia del país. 

La infiltración de la delincuencia en Seguridad Pública, la concesión de la basura y la creación del gabinete con nombres del Verde Ecologista, eran los tres temas que tenía en frente la actual alcaldesa Mara Lezama en aquel momento. 

En específico sobre la basura, su principal asesor le explicó que tenía la oportunidad de desecharlo sin complicación legal, ya que la concesión de Intelligencia México incumplía con los términos que había estipulado el Ayuntamiento Benito Juárez 

De igual manera, Meckler Aguilera le detalló a la alcaldesa sobre un escenario de caos – como actualmente se vive – si la situación se salía de control por la falta de ese incumplimiento de contrato. 

En aquel instante, Mara Lezama tuvo la oportunidad histórica de romper con más de 15 años de negocio de la basura en Cancún. Sólo bastaba meter juicio de lesividad y pedir apoyo al gobierno federal, para no meterse en problemas. 

Sin embargo, la presidenta municipal decidió ir en otro camino. Incluso optó por apuntalar a la empresa relacionada con Carlos Canabal Ruiz, dando seguimiento a un problema que administración tras administración, significa peligro, negocio, corrupción y riesgo, para Cancún. 

El problema de origen 

El contrato de Intelligencia México como concesionaria de la basura en Cancún quedó establecido el 1 de enero de 2018, durante la administración de Remberto Estrada Barba y con una vigencia d 20 años 

La entrega de contrato, por si sola, fue señalada en su momento como un acto de imposición y corrupción, ya que el proceso de adjudicación estuvo lleno de irregularidades que datan desde el 2012

De acuerdo a los propios archivos municipales, todo inicia el 17 de diciembre del 2008 cuando el comité técnico dictaminador de la Licitación Pública Nacional (LPN) número MBJ-DGSPM-001/2008, declaró ganador a Recolección y Disposición de Desechos SA de CV., como empresa concesionaria de la basura en Cancún Este hecho se dio en el gobierno de Gregorio Sánchez Martínez. 

Posteriormente el 12 de abril del 2013 ya en la administración de Julián Ricalde Magaña, el gobierno municipal canceló la licitación bajo el argumento de la falta de cumplimiento para el servicio de recolección de basura y a la par creando el organismo llamado Solución Integral de Residuos (Siresol). 

Esta cancelación a su vez originó un juicio ante la Sala Constitucional Administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo, por parte de la empresa Setasa S.A. de C.V, la cual se inconformó por la creación de (Siresol).

Solución Integral de Residuos, fue una empresa creada desde el interior del gobierno municipal, ya que estaba a cargo de Wilberth Esquivel, hombre de toda confianza del exalcalde Ricalde Magaña.  

Al darse esta conversión dentro del Ayuntamiento Benito Juárez, la corrupción quedó al descubierto y por ello el 23 de febrero de 2017, el Segundo Tribunal Colegiado de Vigésimo Séptimo Circuito de Quintana Roo, anuló la cancelación del Cabildo a través de la sentencia definitiva del juicio de amparo 476/2017, por lo que se retomó el procedimiento de licitación pública original, incluidas las bases.

Esto significó que Siresol debía desaparecer  –cuestión que no ocurrió–, ya que la creación de este organismo no era motivo suficiente para extinguir la necesidad de concesionar el servicio de limpia y disposición final de los residuos sólidos urbanos.

Intelligencia México, irregular desde el principio

La inclusión de Intelligencia México llega precisamente en el 2017, donde pese a no haber participado en la licitación original del 2008 que quedaba reestablecida legalmente, “participó” en el concurso. 

De hecho, el concurso fue una farsa. Intelligencia México recibió de manera directa la concesión y se desechó por default las propuestas originales, sin analizar la capacidad técnica y económica de la empresa vinculada a Carlos Canabal Ruiz 

Más aún, cuando se dio a conocer los requisitos establecidos por el gobierno municipal, Intelligencia México ni siquiera cumplía con el 50 por ciento de los mismos, ya que no tenía los camiones y personal suficiente para la recolección de basura. 

Aun así la empresa recibió la concesión y además ya en el gobierno de Mara Lezama fue respaldada en dos vías. La primera fue incorporar el cobro directo y la renta de ‘contenedores inteligentes’, que al final se desechó ante el malestar de la ciudadanía y la ilegalidad del documento de creación. 

La segunda vía fue invertirle 100 millones a la empresa para que cumpliera con el servicio de recolección de basura, hecho que aún se investiga dentro del Congreso del estado, debido a que no tiene claridad el método de inversión hecho con recursos municipales. 

Los intereses municipales, Intelligencia México y Red Ambiental

A pesar de la entrega de recursos y protección, Intelligencia México no logró nunca cumplir con el servicio de recolección de basura, por lo cual se originó una crisis ambiental de desechos en el principal destino turístico del país. 

Al estar tan cerca el proceso electoral y debido a las miles de quejas diarias que se presentaban en redes sociales por el acumulamiento de basura, la alcaldesa Mara Lezama no tuvo más remedio que tomar una decisión: Intervenir a Intelligencia México. 

En un principio la inteligencia estaba “pactada”, ya que Omar Terrazas esposo de la alcaldesa, ha sido vinculado en negocios personales con Carlos Canabal Ruiz, propietario de Intelligencia México 

Esta relación fue la que impidió la ruptura total, ya que los intereses municipales pesaron más que los intereses ciudadanos que no tienen precio y tampoco generan recursos para particulares 

El panorama comenzó a ensombrecerse para el gobierno municipal y por ello entró al quite Red Ambiental, empresa ligada a los partidos Acción Nacional, PAN y al Partido Verde Ecologista de México 

La empresa que da el servicio de recolección actualmente y que recibe un millón de pesos diarios por ese trabajo, es propiedad de Horacio Guerra Marroquín quien ha obtenido concesiones en manejo y recolección de basura vía el panista Carlos Medina Plascencia y también de la mano de Jorge Emilio González. 

La facilidad con la que Red Ambiental, ha obtenido contratos en Nuevo León y otros Estados, se debe a que contribuye directamente al financiamiento político de campañas electorales Esta situación, ha originado que regidores del ayuntamiento Benito Juárez como José Luis Acosta e Isaac Janix, sostengan que el negocio de la basura en Cancún no se terminó, sólo cambio de dueño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s