Machismo en la cultura mexicana

A 8 mm del Mundo

Marco A. Bautista Montañez / Mestizo News

@elmarcobau

Como sociedad se han vivido muchos cambios en las ideas y formas de pensar, que han llevado consigo consecuencias, buenas o malas. La cultura es resultado de esta sociedad y el machismo es una ideología que ha sido parte de ella desde casi el inicio de la historia humana. Aunque de alguna forma se ha buscado erradicarlo y progresar el pensamiento humano, buscando una mejor igualdad y luchar por un sistema que no beneficie a sólo un sector de la población, sin embargo, aún se está muy lejos de encontrarlo, a pesar de que se han logrado muchos avances en la sociedad y cultura en contra del machismo.

La cultura puede ser muy peligrosa y puede definir la forma de pensar de varias generaciones, como en México, que existe una cultura machista bastante arraigada reforzada por el arte, el cine y la televisión. De este último tenemos el ejemplo de las novelas que siguen viendo a las mujeres como personas que necesitan de un hombre para salir adelante y aunque muchas de estas series han cambiado las ideas, muchas otras siguen perpetuando la cultura machista. Lo mismo pasa en el cine mexicano, que sexualiza a la mujer, cosa que viene desde los años 70, con el “cine de ficheras”, hasta lo que es hoy. Aunque una persona no es definida por lo que consume al cien por ciento, sí se pueden tomar ciertas actitudes que son repetidas constantemente y que terminan siendo una verdad universal para la gente.

Tal vez una de las consecuencias de esto se podría ver en los micromachismos, los cuales son actitudes que pueden ser invisibles y que la gente dice o practica, sin saber en el fondo qué es lo que en realidad significa.

El término fue acuñado en 1991 por el autor Luis Bonino Méndez, hablando de alguna manera de un tipo de “violencia suave” y que está más en el subtexto que de un mensaje directo, hacia la otra persona. Estos son algunos ejemplos:  

● “Esas no son formas de hablar para una señorita”

● “No eres niña para llorar”

● “Que suerte, tu marido te ayuda en casa”

● “Hoy te han dejado de niñera”

● Usar la palabra “provocador” para describir el atuendo de una mujer.

● Ser camarero y siempre dejar la cuenta de la mesa al chico.

● Callarse ante comentarios machistas de amigos.

Así como estos ejemplos, existen otros muchos que los tenemos muy normalizados en nuestra cultura y en la sociedad.

Ser mujer en Yucatán

Datos del Inegi del año 2015 reportaron que alrededor de 201 mil 524 mujeres revelaron que habían sido víctimas de violencia, mostrando que la mujer tiene un reto mayor ya que no sólo debe sortear los obstáculos de las desigualdades sociales y económicas, sino las desigualdades de sexo, pues ellas siempre son las más perjudicadas y más en un estado como Yucatán, donde hubo nueve feminicidios en el año 2020.

La violencia de género en México y Yucatán es un problema grave que aqueja a la sociedad y no la deja avanzar y como se vio en los ejemplos, la violencia empieza desde un simple comentario, hasta lo más grave, como un feminicidio. Hay un gran reto por el cambio, pero sin duda es algo por lo que se debe luchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s