Suministro de medicamentos a personas con discapacidad

Hablemos Derecho

Dra. Dileri Olmedo, Directora del Instituto Pericial Judicial / Mestizo News
Facebook: IPJ
Instagram: IPJ_Oficial
Twitter: IPJ_Oficial


En esta ocasión vamos a hablar un poco sobre el surtido de medicamentos a personas con discapacidades psicosociales, que aunque por lo general la tendencia de la gente es minimizar este tipo de problemas, la realidad es que también las enfermedades de carácter emocional y psicológico son una realidad y deben ser tratadas como lo que son, enfermedades.
Sin más preámbulos empecemos por analizar que circunstancia fue la que llevó a la SCJN a dictaminar una sentencia sobre este tema.
Todo inicia con una persona que se presenta en el Instituto Nacional de Psiquiatría en la Ciudad de México alegando padecer de enfermedades mentales y solicitando ser atendido, fue atendido y diagnosticado efectivamente con padecimientos mentales. Posterior al diagnóstico y entrega de la receta médica el paciente solicita le sean proporcionados los medicamentos señalados en la receta, a lo cual el instituto simplemente se nego bajo el alegato de que no es un paciente que se encuentre internado en el mismo.
Ante esto el paciente acude a un juez de distrito y antepone un amparo, argumentando que la negativa del Instituto a proporcionarle los medicamentos viola su derecho a la salud, obteniendo como respuesta una suspensión otorgada por el juez de Distrito, es decir, se le proporcionaron los medicamentos en lo que se analizaba el caso y se llevaba hasta la última instancia, siendo esta la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que es la que dictamina todo lo relacionado con la salud.
De la Segunda Sala de la SCJN dictaminó que el estado mexicano tiene la obligación de proteger, con la misma intensidad y bajo las mismas condiciones, el derecho a la salud de personas con padecimientos tanto físicos como mentales, y específicamente, a proporcionar los medicamentos básicos para su tratamiento.
Los ministros determinaron que debe ser considerada como persona con discapacidad mental, aquella que de manera genérica, ya sea comprobada o no, padezca lo que comúnmente se denomina “enfermedad mental”, “problema de salud mental”, “padecimiento mental”, “enfermedad psiquiátrica”, entre otros.
La Segunda Sala dictaminó que la adecuada protección del derecho a la salud conlleva la prestación de los servicios necesarios para su protección integral y no argumenta diferencias en el tratamiento normativo que reciben la salud física y la mental, por lo que no existe razón para omitir a la salud mental de esta conclusión.
Queremos hacer una breve pausa para invitarles a conocer el Instituto Pericial Judicial y la amplia oferta educativa que ofrece, manejamos desde licenciaturas, bachillerato, diplomados, maestrías y clases de inglés.
También contamos con becas y descuentos para que puedan concluir sus estudios.

Nos ubicamos en la avenida José López Portillo casi esquina con Uxmal a unos minutos del crucero. O pueden enviarnos un Whatsapp al (998) 221 9944.
Ofrecemos apoyo y asesoría a todos aquellos que lo necesiten.
Retomando el tema que nos compete en el estudio del presente caso, los magistrados establecieron que las personas con discapacidad psicosocial gozan de una protección reforzada dentro del sistema de salud, puesto que “el derecho a la salud tiene una relevancia particular en el caso de las personas con discapacidad, porque tiene implicaciones directas en su condición de discapacidad”.
En ese sentido, llamaron la atención a las deficiencias del sistema de salud mental en México, debido a que la prestación de servicios necesarios, no cumple con los estándares internacionales y nacionales.
De esa manera, precisaron que pese a que la evidencia demuestra que sin salud mental no hay salud física, en los hechos hay una abierta disparidad en las condiciones en que se otorgan entre ambos servicios.
Por tanto, el derecho a la salud mental sí implica el suministro de medicamentos y esta obligación conlleva, por lo menos, otorgarlos sin discriminación, que existan programas tendientes a suministrarlos a toda la población y en particular, a los grupos vulnerables.
El asunto resulta particularmente relevante porque permite evidenciar la vulnerabilidad y desprotección de los pacientes que suelen ser atendidos en el sistema de salud mental, dejando muy en claro que este es un rubro en el que aún se debe trabajar mucho para lograr proporcionar una salud integral a la población mexicana en general.
La realidad es que la salud física y la salud mental en México realmente es como si fueran dos vertientes muy distintas y sin relación alguna entre una y otra, dejando en claro que, como ya se mencionó las personas que tienen este tipo de padecimientos están prácticamente desamparadas por el sistema de salud mexicano.
Ante la información ya proporcionada ¿usted cree que la salud física y la salud mental deban ser tratadas por separado? ¿Considera relevante este fallo de la SCJN?
Ya para concluir queremos compartirles la siguiente frase de C. S. Lewis, medievalista, apologista cristiano, crítico literario, novelista, académico, locutor de radio y ensayista británico.
El dolor mental es menos dramático que el dolor físico, pero es más común y también más difícil de soportar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s