Huachicoleo de Oxigeno

Daniel Gutiérrez / Mestizo News

CANCÚN, QRoo., 1 de Febrero de 2021.- Abraham despertó de manera abrupta a las 4 de la mañana. La tos incansable no cesaba y los últimos 10 minutos antes de abrir por completo los ojos, denotaban que la enfermedad había causado ya más impacto en su organismo.

Profesor de universidad y comunity manager, Abraham se contagió de Covid 19 a finales de diciembre pasado; sin embargo, fue hasta el 10 de enero que la situación se complicó por completo, ya que un mal diagnóstico lo puso al borde de la muerte. 

En principio le habían dicho que era una faringitis aguda; luego una infección sumada a ese padecimiento. Al final y después de no cesar la fiebre, un doctor se animó a sostenerle, sin prueba de por medio, que era víctima del coronavirus 

Acto siguiente, Abraham decidió no acudir a un hospital, como había constado en la recomendación del doctor, ya que la tos amenazó de inmediato su respiración y oxigenación. Este hecho es uno de los problemas que ahora se tiene en la pandemia. 

Cientos de personas han decidido, por miedo a los hospitales, tratar de sortear la tempestad en casa. Por ello es que la demanda de oxígeno ha crecido significativamente en noviembre, diciembre y enero. 

“Son personas que no podemos contabilizar como hospitalizados, pero que tienen esa condición y que indudablemente ponen en juego su vida, por no recibir atención médica adecuada o a tiempo. Se esperanzan en que el oxígeno les salve y ese no es un componente real, sino un complemento de un tratamiento que debe cumplirse”, revela un miembro de alto rango de la Secretaría de Salud de Yucatán. 

Oportunidad para malhechores

La urgencia sanitaria por la pandemia en el sureste del país se ha convertido en un negocio lucrativo. El incremento de casos por Covid 19 en Yucatán y Quintana Roo ha generado la creación de una red de lucro en el manejo del servicio de tanques de oxígeno. 

El esquema se ha instalado en Cancún y Mérida bajo la premisa de triplicar el costo del servicio para pacientes que, aún en estado de gravedad, prefieren seguir en sus casas bajo la bendición de Dios, ante el temor que conlleva ser hospitalizados 

Este escenario no sólo ha movilizado a la autoridad en materia de salud, sino a las Fiscalías Generales de Justicia en ambos estados, las cuales han recibido múltiples denuncias por fraudes y cobros excesivos por este servicio. 

En tanto, a nivel nacional la Guardia Nacional ha abierto una investigación en el sureste del país, ante la tendencia desde el centro del país, donde la delincuencia organizada está relacionada con el manejo de este producto considerado como prioritario por la pandemia; el problema amenaza con desbordarse en puntos clave de la península de Yucatán.

Falsa esperanza, de España a México

La esperanza de vida con oxígeno tiene su origen en las redes sociales y en Madrid, España, cuando en junio del año pasado, en lo peor de la pandemia en el país ibérico, usuarios constantemente subían comentarios sobre cómo el vital líquido comprimido les salvaba la vida.  

A raíz de eso, muchas personas comenzaron a replicar el camino. En México fue en la capital del país donde comenzó esta práctica y donde también comenzó la red de lucro con el dolor ajeno. 

Descontrol de precios: de 3 mil, a 10 mil ¡o 50 mil!

“Te tienen que poner oxigeno”, esas fueron las palabras que retumbaban en la cabeza de Abraham. Compungido, adolorido y maltrecho, le marcó a su madre para que pidiera una unidad cuanto antes, ya que el tiempo apremiaba.  

En Cancún hay dos compañías que manejan la mayor parte del mercado de oxígeno, Infrasur y Total Medic. Ambas son las que han atendido miles de casos durante la pandemia en el Caribe Mexicano.

Sin embargo, de bote pronto han “aparecido” cinco empresas más de renta y 10 páginas de Facebook que te remiten a un mensaje de Messenger para ser atendido. En todas ellas el costo del servicio se ha triplicado de manera inverosímil.

Por ejemplo, la renta al mes puede costar entre 500 y mil pesos de manera regular. Pero ahora, “a precio pandemia”, se eleva a 3 mil y 4 mil pesos. E incluso hay sitios que lo rentan en 10 mil, cantidad que sí ha sido pagada debido a la urgencia de muchos.

En Yucatán, el costo llega hasta los 50 mil pesos, lo cual ha generado alerta entre las autoridades, debido a que no se tiene registro de un tabulador de precios a esos niveles. 

A través de una llamada aleatoria a diversos comercios donde son distribuidos los tanques de oxígeno, los precios varían de un sitio a otro, sin embargo, en uno de los establecimientos, el precio más alto rondaba los 50 mil pesos, tratándose de un tanque de nueve metros cúbicos.

Uno de los argumentos que presentó un negocio de distribución en relación con los altos precios, es que son tanques nuevos, porque hay empresas tales como Infra que ya no hacen rellenos a tanques con más de cinco años de antigüedad.

“El precio también es este porque damos la garantía de que es oxígeno medicinal el que tiene el tanque, porque hay lugares en donde los dan a menor precio, pero es oxígeno industrial el que usan y esto también perjudica a los pacientes Covid-19”, indicó una de las personas que brinda informes en un negocio que se anuncia a través de Facebook.

La Guardia Nacional abre expediente por huachicoleo 

La Guardia Nacional abrió una investigación recientemente en torno a este tema. Los resultados encontrados hasta ahora son alarmantes. Las autoridades han descubierto una red de lucro similar al huachicoleo, donde a través de terceros se rentan tanques de oxígeno.

El modus operandi es el siguiente: Las empresas oficiales son contactadas por grupos delincuenciales que rentan a precios normales. Una vez que se agotan el producto, lo promocionan en redes sociales y ahí lo revenden al triple.

Una línea de investigación ha descubierto que si el dueño o gerente de las empresas se niega a rentar el oxígeno, es amenazado. Por esa razón es que se ha presentado el desabasto del producto constantemente.

Y el problema es que todo indica que esa red delincuencial ya se ha establecido en las dos principales ciudades del sureste del país, aprovechándose del incremento de contagios de SARS-CoV-2, que trajo la segunda ola de la pandemia.

Engaño y peligro

* Autoridades alertan a la población a verificar el oxígeno que compran, pues utilizar el oxígeno industrial puede provocar daño pulmonar, en lugar de ser un beneficio puede provocar inflamación y oxidación y como consecuencia también daño celular.

* El oxígeno industrial funciona como un combustible de alguna manera, que usa presiones altas, y el oxígeno medicinal es más puro.

* Una pareja de esposos contagiados de Covid-19 murió en Coahuila, luego de respirar residuos de acetileno de un tanque comprado en internet, en el cual se les suministró oxígeno medicinal, pero antes contenía oxígeno industrial y no recibió tratamiento para descontaminarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s