Guardianes de los bosques

Redacción/Mestizo News

Ciudad de México, 29 de Marzo de 2021.- En América Latina las áreas ocupadas por grupos indígenas representan un 35% del área forestal. La gran mayoría se encuentra en Argentina, Brasil, el Estado Plurinacional de Bolivia, Colombia, México, Perú y la República Bolivariana de Venezuela.

Un nuevo informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC,) muestra a través de evidencia científica, que los territorios indígenas tienen una mejor gestión forestal, dichas contribuciones pueden reducir las tasas de deforestación y la pérdida de biodiversidad, dando así a las y los guardianes de los bosques un rol aún más importante en la mitigación del cambio climático.

Los pueblos indígenas, afrodescendientes y tribales, así como los bosques situados en sus territorios ancestrales, juegan un papel vital para la acción climática global, regional y nacional, para el combate a la pobreza, hambre y desnutrición en el continente. En el caso de la Selva Maya de la Península de Yucatán, en México, las áreas de manejo forestal indígena sufrieron menos deforestación que las áreas nacionales protegidas.

“La evidencia científica de 300 estudios respalda que los pueblos indígenas, afrodescendientes y tribales, a través de sus saberes ancestrales han ayudado a la conservación de los bosques, dando así un mayor acceso a mercados y servicios. Otorgando, grandes beneficios y servicios ecosistémicos a la humanidad”, dijo Lina Pohl, representante de la FAO en México.

Manejo comunitario

Los territorios indígenas de México y el norte de Centroamérica tienen más de cinco millones de hectáreas de bosques coníferos, sobre todo en Oaxaca, Guerrero, Michoacán, el altiplano guatemalteco y la Costa Caribe de Honduras y Nicaragua. Cientos de comunidades generan ingresos y empleo a partir de los bosques de pino que manejan de forma sostenible, y muchas de ellas alcanzan niveles de valor agregado significativos.

Para muestra… Petcacab, Q. Roo

Un ejemplo de buen manejo forestal se encuentra en el ejido Petcacab en Quintana Roo, México.

Petcacab lleva casi 40 años aprovechando su madera de forma sostenible. 

Es una comunidad relativamente próspera de casi mil habitantes, que vendió productos maderables por 1 687 315 dólares estadounidenses en 2016. 

Cuenta con 51 176 hectáreas, de las cuales el 81% se usa para producción forestal, el 10% para la conservación y apenas el 9% para la agricultura y otros usos.

Una de sus sociedades más sobresalientes y ejemplo claro de manejo forestal comunitario es la cooperativa Lol Koópte, integrada por 9 mujeres indígenas de origen maya, quienes producen artesanías para el hogar usando como principal materia prima, los residuos de madera recuperada de los distintos aserraderos de sus comunidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s