Kai’ Luum, convertido en basurero

Redacción/Mestizo News 

Mérida, Yucatán.- Existen lugares en Mérida donde el tiempo se ha detenido y es el reflejo de cómo se anteponen de manera voraz los intereses particulares al bienestar colectivo. Son de esas inversiones que tenían como significado el progreso y que, al sol de hoy, son sinónimo de abandono. 

Una de esas obras es la ubicada en el kilómetro 34 del Periférico Manuel Berzunza, la cual ni siquiera es tomada en cuenta en los programas estatales y municipales de desarrollo urbano y medio ambiente.  

Se trata del parque Kai Luum, que en maya significa “el canto de la tierra”. El sitio ocupa una extensión de 260 mil 821 metros cuadrados; abrió sus puertas en el año 2013, luego de haber sido durante 20 años un tiradero a cielo abierto de la zona urbana de Mérida y municipios aledaños; incluso, representaba un foco de infección y contaminación ambiental dentro del futuro norte de la ciudad. 

Este sitio de esparcimiento beneficiaba a más de 800 mil personas, principalmente residentes de fraccionamientos como Las Américas, Francisco de Montejo, Real Montejo y la colonia El Tamarindo. Hoy, a ocho años de su inauguración, se ha convertido nuevamente en recinto de desechos.

Inversión a la basura

En 2012 el entonces gobernador Rolando Zapata inició el proyecto de saneamiento y restauración, con una inversión de 10 millones de pesos, así como la rehabilitación del hábitat del exbasurero municipal, cuya inversión fue de 3.8 millones de pesos.  

El proyecto convirtió al lugar en una reserva con senderos, jardines, lagos artificiales, sistema de riego, luminarias, miradores y área para equinoterapia. Incluso sirvió como un sitio para anidación de pájaros, que atraía a observadores locales y extranjeros. 

Sin embargo, el cuidado del lugar sólo se preservó hasta el año 2015, cuando los miradores cayeron, la maleza creció, las aves empezaron a emigrar, de modo que, al paso del tiempo, con el abandono, desgaste y falta de mantenimiento por parte del gobierno estatal, la ciudadanía lo convirtió nuevamente en un basurero. Y se dio un viaje como regreso en el tiempo. 

Aun así, en 2017 fueron liberados más de 17 mil peces de la especie Gambusia yucatana, con el fin de controlar la proliferación del mosco Aedes aegypti, transmisor de virus como el dengue, chinkunguya y zika. 

Entre incendios, campañas políticas y basura

El sitio también sufrió por las altas temperaturas, siendo en los primeros días de abril de 2018 escenario de un conato de incendio que arrasó con casi ocho hectáreas del patrimonio.

Al mismo tiempo, el emblemático parque también sirvió para hacer campañas políticas: el 5 de junio de 2018, a menos de un mes para las elecciones en las que se disputaba la gubernatura actual de Yucatán, Rolando Zapata realizó un evento de reforestación y preservación del parque en el que participó la Comisión Nacional Forestal (Conafor), así como por parte de la iniciativa privada, las empresas Heineken y Grupo Modelo, siendo esta última acusada en 2015 y 2018 de poner en riesgo el manto acuífero de Yucatán. 

En febrero de 2019, ya con el gobierno de Mauricio Vila Dosal, se reportó nuevamente el deterioro y abandono del área, en donde mediante el portal Reportero Hoy se dieron a conocer las condiciones en las que se encontraba el parque. 

En el lugar había dos cadáveres de caballos entre la maleza y montículos de basura y escombro, conmocionando a residentes de los fraccionamientos vecinos, a estudiantes de universidades y la gente que acude al CRIT Yucatán. A raíz de las demandas sociales, en febrero 2019 se realizaron obras de restauración por iniciativa social de la organización Plant For the Planet.

De pulmón ambiental a foco de contaminación 

Actualmente se repite la historia, el deterioro del parque sigue siendo evidente, a pesar de contar con extensas áreas verdes, están abandonadas y hay montículos de escombros y basura desde la entrada del parque y bolsas de basura acumuladas a los alrededores del terreno. 

De Kai Luum sólo queda un recuerdo de lo que pudo ser, para los habitantes aledaños a la zona como Dzitya, Francisco de Montejo, Real Montejo, entre otras colonias y fraccionamientos que se hubieran visto beneficiados por un lugar así cerca de sus hogares. 

Sin embargo, el resultado no ha sido el esperado; lo que fue en un principio una idea de esparcimiento social, combate a la contaminación ambiental y un potencial pulmón verde del norponiente, es en realidad hoy un terreno baldío, sin luz y en el cual varias personas usan como repositorio no solo de basura, sino de lavadoras, cajas, llantas y hasta animales muertos. 

De hecho, en redes sociales diversos grupos de jóvenes se organizan para ir a limpiar y recoger la basura del área, con el fin de tener lugares libres de contaminación. 

Falsedad de los programas estatales

Los planes actuales de gobierno hablan de la recuperación de espacios en beneficio de la comunidad yucateca, al igual que las especies endémicas y migratorias que vienen al estado, siendo un gran pulmón para Yucatán, al mantener un área de extensión muy grande es el hogar de cientos de especies, como neem, clavellina, ceiba, ficus, pixoy, moringa y flor de mayo. Actualmente se tiene un registro en el sitio de un aproximado de 331 especies entre flora y fauna, siendo en su mayoría una gran variedad de aves. Sin embargo, en el máximo esplendor del parque, albergó un aproximado de 600 especies de aves endémicas de Yucatán.

Empero todo esto es teoría, ya que el parque no ha recibido mantenimiento desde 2019, cuando el gobernador Mauricio Vila Dosal hizo su evento político en las inmediaciones del lugar. 

La incongruencia actualmente es la omisión estatal para la recuperación del parque, se cuestiona también el Programa De Desarrollo Urbano De La Zona Metropolitana De Mérida (PZMDU), ya que no se contempla a Kai Luum como espacio metropolitano de Mérida. 

El PZMDU toma en cuenta tan solo a: el Parque Recreativo de Oriente, Parque de Deportes Extremos, Parque de las Américas, El Acuaparque, Anikabil, el Parque Zoológico del Bicentenario Animaya, El Paseo Verde, El Parque Jardín Bepensa, El Parque Ecológico del Poniente, El Parque Zoológico del Centenario, La Zona Sujeta a Conservación Ecológica “Reserva Cuxtal”, La avenida Mérida 2000, el espacio abierto conocido como “La Plancha” y el Paseo Henequenes. Este último parque y su remodelación ha sido criticado por los meridanos por la inversión del proyecto y la tala de árboles de la zona; incluso, hace una semana dicho proyecto fue vandalizado y grafiteado en tono de protesta, señalado por ser una plancha de concreto.

Inversión en vano

En 2012 el entonces gobernador Rolando Zapata inició el proyecto de saneamiento y restauración, con una inversión de 

10 millones 

de pesos invirtió en 2012 el gobierno estatal para el saneamiento.

3.8 millones 

de pesos fue la inversión para la rehabilitación del hábitat del exbasurero municipal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s