Amenaza con disfraz de uniforme

Eventos violentos en los que imperan órdenes erróneas, mal uso de la fuerza, nulas medidas preventivas y falta de criterio en el proceder de los policías municipales y estatales, evidencian la necesidad de un urgente replanteamiento en los programas y supervisión de quienes están para cuidar a la ciudadanía, pero que en la realidad cada vez resultan artífices de delitos y violación de derechos a la población

Daniel Gutiérrez/Mestizo News

Cancún, Q. Roo, 5 de Abril de 2021.- El último suspiro de Victoria Salazar sacó a flote la podredumbre que impera en los mandos medios municipales de la Secretaría de Seguridad Pública en Quintana Roo, donde el problema no es el Mando Único, sino el cumplimiento del mismo. 

Lejos de los discursos constantes sobre “falta de capacitación” y herramientas para los policías en el estado, la realidad es que muchos programas no penetran en las corporaciones policiacas a nivel municipio.

Eso deja como consecuencia un problema de fondo y no de forma, toda vez que la falta de criterio, aunado al escaso cumplimiento de protocolos y medidas preventivas, generan escenas como las ocurridas la semana anterior en Tulum, donde una mujer perdió la vida por brutalidad policiaca.

Sin embargo, este hecho no es el único que se ha registrado de magnitud y riesgo, ya que los antecedentes de inmediato saltan a la vista, pues en los municipios Benito Juárez (Cancún) y Puerto Morelos se han presentado hechos similares que pudieron terminar en tragedia. 

Disparos a manifestantes en Cancún; sin autor material 

El pasado 9 de noviembre, un grupo de feministas se manifestaron a las afueras del Palacio Municipal en Cancún; la marcha era para exigir justicia para Alexis, una joven que fue asesinada a manos del crimen organizado. 

En medio de la manifestación, un grupo de policías comenzó a disparar contra las mujeres. A partir de ese instante reinó el caos, ya que hubo quienes sufrieron la brutalidad policiaca, con alevosía y ventaja.

De igual manera hubo dos periodistas lesionados con arma de fuego, quienes a la fecha no han recibido justicia. 

Si bien es cierto que fueron procesados nueve elementos de la Policía Municipal, a la fecha sigue sin esclarecerse un hecho contundente: ¿Quién dio la orden de disparar?

Este hecho tuvo dos peculiaridades que tampoco se han resuelto. La primera es que no se siguió bajo ningún esquema el protocolo contra manifestaciones que consta dentro de la Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo. El protocolo era simple. 1) usar escudos 2) hacer uso del cuerpo de Bomberos, 3) tener listas ambulancias por cualquier situación. Todo esto no se cumplió y hay la sospecha de que, incluso, fue fabricado el momento para generar un caos en materia de seguridad y política en Cancún. 

Arraigo con sinónimo de brutalidad policiaca en Puerto Morelos 

El 5 de junio de 2020, el gobierno de Laura Fernández quiso ocultar la brutalidad policiaca con la que elementos de la corporación en Puerto Morelos desactivó una manifestación en contra de las obras del Casco Antiguo. 

En esa ocasión, Gumercindo Jiménez Cuervo, titular de la Policía Municipal, dio la orden de desalojar a los manifestantes, quienes se quejaban por la destrucción de un lugar de arraigo en Puerto Morelos, y el disfraz de los millonarios recursos que, en teoría, se invirtieron en la obra. 

Los hechos ocurrieron muy temprano, pasadas las 6 de la mañana y la autoridad municipal intentó encubrir cómo policías agredían a manifestantes para desalojarlos del lugar más emblemático de Puerto Morelos.

Sin embargo, el objetivo no se logró. Las imágenes trascendieron a nivel nacional y además uno de los agredidos por la policía fue un residente francés del municipio, por lo cual la agresión quedó al descubierto. 

Actualmente el jefe policiaco del Ayuntamiento portomorelense enfrenta un proceso penal debido a que no se cumplieron, una vez más, los protocolos de contención de manifestaciones y marchas establecidos desde la Secretaría de Seguridad Pública. 

Certificaciones al vapor, grave  problema en Seguridad Pública 

Desde 2017 el gobierno de Quintana Roo ha invertido más de 20 millones en cursos de capacitación para cuerpos policiacos, desde la Secretaría de Seguridad Pública, con el objetivo de cumplir con todas las certificaciones a nivel nacional.  

El problema es que los cursos no se cumplen a cabalidad. Por lo general se trata de certificaciones al vapor: en vez de tener capacitaciones por dos meses, como mínimo, los elementos en comodidad con mandos medios, deciden cursar una semana únicamente. 

Esta situación da como consecuencia el hecho de que se pase el registro de certificación para el Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública, sin que los elementos sean realmente capacitados. 

Al interior de la Secretaría de Seguridad Pública estatal se sabe que en municipios como Tulum, Benito Juárez y Solidaridad, el esquema ha contado con la complicidad de mandos medios.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s