Larga jornada laboral = infarto

Redacción/Mestizo News

Los Angeles, EU.- ¿Cuántas horas trabajas al día? ¿Y a la semana? ¿Y al mes? Pon atención a estos detalles, porque puedes estar poniendo en riesgo tu salud. 

Entre los pacientes que se reincorporan al trabajo después de un infarto, los que trabajan más de 55 horas semanales, en comparación con los que tienen un trabajo medio a tiempo completo de 35 a 40 horas semanales, aumentan sus probabilidades de sufrir un segundo paro cardíaco en aproximadamente el doble, según un estudio prospectivo publicado en el Journal of the American College of Cardiology.

Los datos de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) estiman que uno de cada cinco trabajadores de todo el mundo trabaja más de 48 horas a la semana. Estudios anteriores han encontrado una asociación entre trabajar muchas horas y un mayor riesgo de enfermedad coronaria e ictus. Este es el primer estudio de este tipo que examina el efecto de las largas jornadas laborales y el riesgo de un segundo evento cardiovascular entre los pacientes que vuelven a trabajar tras un primer infarto.

“El estudio de las largas jornadas laborales y los factores de estrés en el trabajo sirvió para determinar el grado de hostilidad del entorno laboral y el grado de estrés potencial que podía sufrir un participante –afirma el doctor Xavier Trudel, investigador del Centro de Investigación del CHU de Québec-Université Laval, en Canadá, y autor principal del estudio–. Una vez que se introducen ambos factores, aumenta notablemente el riesgo de que se produzcan eventos recurrentes de enfermedad coronaria”.

Durante el periodo de estudio, el 21.5% de los participantes sufrió un segundo infarto. Trabajar muchas horas se asoció con un riesgo aproximadamente dos veces mayor de sufrir un segundo infarto. Los hombres eran más propensos a trabajar horas extraordinarias medias/altas (el 10.7% de los hombres frente al 1.9% de las mujeres), así como los trabajadores más jóvenes.

Factores que lo empeoran

Además, los que tenían peores factores de riesgo en su estilo de vida (tabaquismo, consumo de alcohol, inactividad física) y los que tenían un trabajo más estresante también eran más propensos a estar en la categoría de horas extraordinarias medias/altas.

“Para reducir el riesgo de recurrencia de la enfermedad coronaria, en futuros estudios deberían evaluarse las intervenciones de prevención secundaria dirigidas a reducir el número de horas de trabajo -señala-. Las horas de trabajo prolongadas deberían evaluarse como parte del seguimiento clínico rutinario temprano y posterior para mejorar el pronóstico de los pacientes tras un infarto”.

En un comentario editorial adjunto, el doctor Jian Li, profesor de la Escuela de Salud Pública y de la Escuela de Enfermería de la Universidad de California en Los Ángeles, apunta que “el estudio aporta una nueva prueba de investigación de que los factores relacionados con el trabajo desempeñan un papel importante en el pronóstico de las enfermedades coronarias-. Es urgente incorporar los servicios de salud laboral a la prevención secundaria de las enfermedades cardiovasculares”. (Con información de El Universal)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s