Multihomicida de Estados Unidos se declara culpable

Redacción/Mestizo News. Ciudad de México; 24 de abril de 2021.- Un hombre de Ohio se declaró culpable el jueves de los asesinatos de la madre de su hijo y siete miembros de su familia en 2016, un crimen espantoso que sembró el terror en su comunidad rural y provocó rumores de traficantes de drogas y sicarios, antes de que las autoridades concluyeran que se debió a una disputa por la custodia del menor, reportó CBS News.

En el quinto aniversario de los asesinatos, Edward “Jake” Wagner se declaró culpable de 23 cargos en el condado de Pike, en el sur de Ohio, en un acuerdo con los fiscales que lo evita ser condenado a muerte.

La matanza ocurrió el 22 de abril de 2016. Los miembros de la familia Rhoden fueron ejecutados en cuatro diferentes viviendas de un rancho en el condado de Pike.

Wagner aceptó cooperar en los casos contra sus padres y su hermano, quienes también están acusados de los asesinatos de siete adultos y un adolescente por parte de la familia Rhoden.

“Soy culpable, Señoría”, dijo Wagner con calma al Juez una y otra vez, mientras el Juez Randy Deering leía cada recuento en voz alta.

Los delitos incluían ocho de asesinato agravado, así como conspiración, robo agravado, alteración de pruebas, conducta sexual ilegal con un menor y otros cargos.

“Soy culpable, Señoría”, dijo Wagner con calma al Juez una y otra vez, mientras el Juez Randy Deering leía cada recuento en voz alta.

Wagner admitió que fue personalmente responsable de cinco de las muertes, dijo la Fiscal especial Angela Canepa. Le dio a los fiscales un relato completo de lo que sucedió esa mañana, junto con información que los llevó a obtener pruebas adicionales. La fiscal no dijo cuál era esa evidencia.

“Soy culpable, señoría”, dijo Wagner con calma al juez una y otra vez, mientras el juez Randy Deering leía cada recuento en voz alta. Los cargos incluían ocho cargos de asesinato agravado, así como cargos de conspiración, robo agravado, alteración de pruebas, conducta sexual ilegal con un menor y otros cargos.

Un padre amoroso, dicen vecinos. Consumía metanfetamina. Y un día mató a sus tres hijos y se suicidó

Wagner, de 28 años, dijo en la corte que está “profundamente apenado”. Él no fue sentenciado de inmediato, pero sus abogados dijeron que entiende que enfrenta una vida tras las rejas.

“Él sabe que va a morir en prisión sin ninguna liberación judicial. Por horrible que esto sea para todos, lo lamenta tanto como podría estar”, dijo el abogado defensor Gregory Meyers al juez.

Los asesinatos de abril de 2016, en tres remolques y una caravana cerca de Piketon, aterrorizaron a los residentes de la comunidad rural circundante y provocaron una de las investigaciones penales más extensas en la historia del estado. Las autoridades tardaron más de dos años en anunciar los arrestos.

Las víctimas fueron Christopher Rhoden Sr, de 40 años; su exesposa, Dana Rhoden, de 37 años; sus tres hijos, Clarence “Frankie” Rhoden, de 20 años, Christopher Jr., de 16, y Hanna, de 19, la madre del hijo de Jake Wagner; la prometida de Clarence Rhoden, Hannah Gilley, de 20 años; el hermano de Christopher Rhoden Sr., Kenneth Rhoden, de 44 años; y un primo, Gary Rhoden, de 38 años.

Los fiscales alegaron que la familia Wagner planeó los asesinatos durante meses, motivados por una disputa por la custodia.

Según Canepa, Jake Wagner intentó convencer a Hanna Rhoden de que aceptara compartir la custodia de su hija y ella se negó. Wagner pudo acceder a dos cuentas de Facebook y encontró una publicación de Hanna que decía que nunca aceptaría esos términos.

La mayoría de las víctimas recibieron disparos repetidos en la cabeza y algunas mostraban signos de hematomas. Tres niños pequeños en las escenas, incluido el hijo de Jake Wagner, resultaron ilesos.

Según Canepa, los casquillos de bala encontrados en la casa de los Wagner coincidían con los encontrados en las escenas del crimen. Los investigadores también encontraron un zapato del mismo tamaño y pisada que coincidía con la huella de un zapato encontrado en la escena.

Un pariente, Tony Rhoden Sr., demandó a los sospechosos, diciendo que quería asegurarse de que ninguno de ellos se beneficiara económicamente de los asesinatos.

Uno de sus abogados, Brian K. Duncan, dijo por correo electrónico que la familia “está agradecida por el resultado de hoy, ya que brinda al menos una apariencia de justicia en este día que coincide con el quinto aniversario de estos trágicos eventos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s