Serendipia

Irma Ribon / Mestizo News
@IrmaRibbon

En Quintana Roo, las y los candidatos a ocupar un cargo de elección popular continúan sin propuestas reales pero con mucho “choro mareador “, algunos totalmente ausentes ,otros con poca o nula presencia en la calle y redes sociales, y sin nada, pero NADA nuevo que ofrecer, promesas y más promesas, mismas estructuras (solo cambiaron de color),las mismas estrategias (al más viejo estilo )de acarreados, eventos masivos ,sin tener la mínima consideración de tomar medidas sanitarias y distancia. Los candidatos continúan poniendo en riesgo a la población.

Quintana Roo se encuentre actualmente en semaforo amarillo y con el alto riesgo de regresar a semáforo naranja, la falta de responsabilidad y sensibilidad de estos personajes no acaba ahí , se dio a conocer que dos actores políticos que estuvieron presentes en arranques masivos de campaña, dieron positivo a COVID-19 , el candidato por el distrito IV del partido Fuerza Por Mexico José Gabriel Gutierrez y la actual legisladora de Acción Nacional (PAN) Yamina Rosado Ibarra dieron positivo, apenas unos días después de que participarán en diferentes actos de campaña, sin considerar cuánta gente pusieron en riesgo, ya que por lo visto eso es lo menos importante para quienes en este momento están en busca de un hueso o mantenerse en el mismo cargo.

Pero hablemos ahora de lo que nos preocupa y ocupa: la llamada joya de la corona en Quintana Roo, el municipio de Benito Juárez (Cancún) es sin duda el gran reto para quien aspira o busca aferrarse a la silla presidencial, un municipio tristemente copado por la delincuencia , tan solo esta semana en el paradisiaco Cancún se vivió desde una amenaza de bomba en plena zona hotelera,(que obligó a desalojar y el cierre de la misma ) hasta la quema de autobuses del transporte público, pasando por balaceras a plena luz del dia, un vehículo incendiado (en cuyo interior se encontraba un cuerpo descuartizado), ejecutados, levantados, sumado todo esto al incremento de extorsiones a comercios y personas que durante años han trabajado para vivir de manera honrada.

Tal fue el caso de la conocida “Clinica Sobrino” que causó gran consternación entre los cancunenses, al anunciar el cierre de sus puertas por motivos de inseguridad, lugar que durante años ofreció sus servicios a personas de todos los niveles,pero mucho más a aquellas de escasos recursos económicos, y así como este caso existen cientos de pequeños,medianos y grandes negocios muchos de ellos familiares , que durante años y con esfuerzo les ha costado adquirir , y que lamentablemente por temor se han visto en la necesidad de cerrar sus puertas debido a las amenazas de muerte , extorsiones,derecho de piso y en algunos casos también a la crisis económica que ha dejado la pandemia.

Los homicidios dolosos,secuestros,la extorsión,los robos,son todos delitos del fuero común que -según la ley- en primer lugar corresponde a las autoridades locales prevenir y perseguir. Y al respecto la mayoría de gobiernos locales y que han sido presididos por políticos de los principales partidos en el poder, han entregado malas cuentas,al grado que por sus acciones y omisiones Cancún vive la peor crisis de seguridad de su historia.

Por tanto, si bien la experiencia es lo principal en la evaluación de la oferta electoral, también importan las propuestas. Pero aquí tampoco salen bien parados los aspirantes y sus partidos.
Si los partidos políticos premian con nuevas candidaturas a sus políticos que como gobernantes han sido incapaces de controlar el crimen ¿a quien puede sorprender que con cada nuevo gobierno la criminalidad empeore? Si no hay la menor sanción para los ex gobernantes y para los gobernantes en funciones por permitir que sus policías terminen siendo controladas por los grupos criminales ¿que certeza puede haber en que nuevos gobernantes no procedan igual o peor?
Pero en lugar de encarar las verdaderas causas del problema y hacer ofrecimientos concretos para abatir la impunidad y la elusión de responsabilidades, los candidatos y sus partidos políticos prefieren el populismo, el ofrecer más subsidios y por ende más gasto público.
A los candidatos presidenciales y a los partidos que los respaldan respecto al tema de la seguridad pública les decimos: desechen sus enfoques que no resuelven el problema, adopten las propuestas de abatir la impunidad y hacer depender la permanencia en los cargos de la eficacia para controlar al crimen.
A los candidatos en general les exigimos: digan con toda claridad el costo de su oferta; “no pretendan” sorprender a los electores. Candidatos: es momento de apostar por una seguridad humana, integral y corresponsable, sin improvisar y sin improvisados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s