Manto freático en riesgo

Por Daniel Gutiérrez 

El alma de la naturaleza de Yucatán y la reserva geohidrológica del estado, se encuentran en grave riesgo, a raíz de la ambición desmedida de la empresa Kekén y la complicidad del gobierno estatal y ayuntamientos como el de Homún.  

El peligro tiene forma de granjas porcícolas, un negocio arraigado desde 2015, que ha crecido en silencio, con el contubernio del gobierno estatal y de los municipios que albergan las 257 estancias de crianza de cerdos que no cumplen con las medidas sanitarias, lo que ha originado una debacle ambiental.

Un estudio elaborado por Greenpeace, alerta sobre cómo la reserva geohidrológica Anillo de Cenotes, una de los depósitos de agua dulce más importante de México, que provee más del 60% del agua de Yucatán, podría ser contaminada por 50 mil puercos. 

El epicentro se encuentra en el municipio Homún, donde pobladores han establecido una defensa ambiental en contra de las granjas porcinas y los daños ecológicos que han generado ya estragos. Llegaron hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para demandar que se respete el principio precautorio para detener a la granja Productora Alimentaria Porcícola (PAPO), propiedad de la empresa Kekén. 

Cómo debe ser la granja de cerdos del futuro?

Puercos amenazan biodiversidad

Sin embargo, Homún no es el único municipio afectado. De acuerdo con el informe de Greenpeace denominado “La carne que consume al planeta”, de las 257 granjas porcícola con registro en alguna base de datos oficial en la Península de Yucatán, 122 (47%) están establecidas en regiones consideradas sitios de atención prioritaria para la conservación de la biodiversidad. 

Veinte granjas se ubican en sitios de conservación y 120 en sitios de restauración; 65% de ellas están en lugares de prioridad extrema. Al menos 43 se ubican en cuatro Áreas Naturales Protegidas (ANPs) y una en un sitio RAMSAR, que se refiere a humedales de importancia internacional.

Un total de 22 de las 257 granjas porcícolas que hay en la Península operan con Manifestación de Impacto Ambiental, de acuerdo con los resultados de la investigación. Esto quiere decir que recibieron permisos por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales para operar por las autoridades estatales. 

Las irregularidades de las granjas porcícolas en Yucatán

Anomalías e inconformidades

El tema es delicado y preocupante.  “Encontramos que las granjas porcícolas invaden zonas protegidas, contaminan el agua utilizada por las comunidades y también de los cenotes, causan deforestación y violentan derechos, ya que no se consultó antes de su instalación”, explica Viridiana Lázaro, integrante de Greenpeace y encargada de la investigación y el informe en la península de Yucatán. 

Vecinos de comunidades cercanas, como Kinchil, Maxcanú, Opichén y Chololá, en Yucatán, denuncian constantes molestias provocadas por estas industrias, como malos olores y problemas con el tránsito de los camiones. Todos tienen miedo de que los desechos de los cerdos puedan afectar al agua que consumen. 

El documento de Greenpeace revela que, en concreto, hay 36 granjas porcícolas ubicadas en el área del Anillo de Cenotes, otras cuatro en la reserva de Cuxtal, que tiene carácter municipal y otras dos en la reserva estatal biocultural del Puuc. 

El estudio detalla que el funcionamiento de estas granjas para la producción de carne pone en peligro los derechos medioambientales en la región, desde contaminación del agua, hasta la pérdida de biodiversidad. 

Protestan en el mundo contra granja porcícola en los cenotes de Homún -  Desinformémonos

Agua con desechos arriesga vida acuática

Un muestreo de agua en pozos ubicados en la zona, donde granjas vierten desechos directo en la selva y un cenote  de la región, se encontró que en 5 de las 8 muestras se rebasa la NOM-001-SEMARNAT-1996 para la protección de la vida acuática. 

Asimismo, todas las muestras exceden los límites recomendados de amonio (NH4), nitritos (NO2) y nitratos (NO3) para garantizar la salud de las personas en México, según lo estipulado en la NOM-127-SSA, la cual dicta los límites recomendados para uso y consumo humano.

Sobre la pérdida de biodiversidad, se descubrió que el daño al manto acuífero también representa una grave amenaza para especies catalogadas en peligro de extinción o amenazadas según la NOM-059-SEMARNAT-2010. Ejemplo de ello es el jaguar en la selva y los peces ciegos en cenotes.

La contaminación también pondría en riesgo el ecosistema de los cenotes, por el agua que podría filtrarse. Esto lo saben en comunidades como Homún, que en 2018 promovió un amparo que permitió frenar la construcción de una granja que iba a procesar a casi 50 mil cerdos. 

Un equipo formado por integrantes de Greenpeace e investigadores de la Universidad Autónoma de Yucatán realizarón una investigación en cinco pozos y un cenote cercanos a cinco granjas (Gary 7, Kekén, Santa María, Maxcanú y Gary 6).

La realidad condena a los habitantes de los sitios donde se ubican las granjas, ya que el Gobierno de Yucatán, en su Plan Estatal de Desarrollo 2018-2024, tiene como objetivo impulsar este tipo de industria, pero su papel es regular las granjas porcícolas que carezcan de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA). 

Por su parte, la Semarnat debería verificar que las MIAs cumplan con todo lo necesario para la protección del medio ambiente y deberá garantizar el pleno respeto de los derechos de los pueblos indígenas, incluido su derecho a la consulta y a dar o negar su consentimiento libre, previo e informado, así como priorizar la conservación de la selva/ biodiversidad respecto al desarrollo de las granjas.

China, impacto a distancia

China era el mayor consumidor y el más grande productor de carne de puerco en el mundo. Pero esa autosuficiencia se acabó en 2018, cuando un brote de gripe porcina africana, letal y sin cura, detuvo la producción, lo que provocó que millones de animales fueran sacrificados en un intento de detener el virus.

En 2019, China redujo su producción hasta en 40 por ciento. Otros países como Camboya, Mongolia y Vietnam también han reportado casos de gripe porcina.

SCJN atrae caso de suspensión de megagranja porcícola en Homún -  Desinformémonos

Homún, epicentro de la debacle ambiental

Desde 2017, el pueblo maya de Homún comenzó una batalla legal en contra de una de estas megagranjas (PAPO), y aún espera resolución en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 

En el sitio, Kekén busca criar más de 48 mil puercos, sin controles sanitarios y cumplimiento de medidas en preservación del medio ambiente, por lo cual se inició una batalla legal que llegó al  Tribunal Colegiado en materia de Trabajo y Administrativa, el cual resolvió no revocar la suspensión que pesa sobre la granja, como lo había solicitado el gobierno de Homún. 

La granja fue suspendida desde 2018, después de que los pobladores se ampararon en contra de su operación. Argumentaron que la granja vulnera el derecho a un medio ambiente sano y el acceso al agua de los niños y habitantes. Tanto el gobierno municipal, como la empresa, intentaron echar la resolución para atrás. 

El caso de la empresa actualmente está en manos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 

Desde 2006, tras la caída de la producción henequenera en la región, los pobladores de Homún voltearon a los cenotes que los rodean como una fuente de ingreso. El pueblo se volcó al cuidado de los ríos subterráneos y al desarrollo del ecoturismo, que actualmente es la principal actividad del pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s