Maní, mucho que ofrecer

Municipio valioso por su historia, gastronomía, apicultura y artesanías 

Marco A. Bautista y Claudina Canto/Mestizo News

Maní “Lugar donde todo pasó” o “Manik” día del calendario maya relacionado con el venado, es uno de los cuatro pueblos mágicos de Yucatán (nombrado en diciembre de 2020), que cuenta con un abundante patrimonio edificado en la época de la Colonia.

En la antigüedad fue la capital de la dinastía maya de los tutulxiues como parte de la jurisdicción Tutul Xiu, potencia dominante del oeste de Yucatán después de haber derrotado al reino de Mayapán en 1441; la batalla fue encabezada por el líder Ah Xupan Xiu asesinando a la familia real de los cocomes, lo que provocó el abandono de las grandes ciudades.

 Durante la segunda cruzada para la conquista de Yucatán a manos de los españoles, los tutulxiues carecieron de alimentos por el descuido de la agricultura al haberse enfocado en la guerra; posteriormente, en 1535 pidieron permiso al grupo de los cocomes para realizar un sacrificio en el cenote sagrado de Chichén Itzá. Sin embargo, fueron engañados y emboscados.

 En la tercera cruzada de conquista por los españoles los tultulxiues formaron una alianza con los conquistadores para someter a los cocomes.

 Por ello Maní es una de las ciudades más antiguas de Yucatán, al ser una de las primeras comunidades mayas en donde se asentaron los franciscanos españoles, fundando la ciudad en 1549 con el nombre de San Miguel Arcángel, hoy conocida como Maní.

 El 12 de julio de 1562 Diego de Landa, el primer obispo de Yucatán, organizó en la ciudad un Auto de fe, en donde se realizó la destrucción de códices y símbolos de los dioses mayas, ya que consideraba que “no contenían nada más que las mentiras del Diablo”.

Cultura y tradiciones

Este municipio es conocido por su patrimonio arquitectónico colonial, principalmente en la iglesia y en el antiguo convento de San Miguel Arcángel, fundado en 1549 y construido con las mismas piedras de las antiguas edificaciones mayas bajo la dirección de fray Juan de Mérida con la advocación de San Miguel Arcángel. Se dice que su construcción se realizó en siete meses al haberse empleado a seis mil indígenas.

En el interior hay murales del siglo XVI y siete altares con cinco retablos polícromos del siglo XVII, que son ejemplares excepcionales del arte colonial mexicano.

Cuenta con una huerta y una capilla abierta, el templo con su atrio y sus capillas interiores y la antigua escuela de indios; una nave cubierta con bóveda de cañón y cuatro capillas. 

Entre las fiestas más importantes de este pueblo hay una en honor de la Asunción de la Virgen, celebrada del 15 al 24 de agosto y el día de la Virgen de la Candelaria, el 2 de febrero.

Es el primer municipio de la Ruta de los Conventos en Yucatán y tiene grandes artesanos dedicados a la confección y bordados de blusas, huipiles y ternos, quienes conservan una de las técnicas de bordado más antiguas en el estado, X’manikté que significa “siempre viva”.

¿Por qué es un Pueblo Mágico?

Según la Secretaría de Turismo un pueblo mágico “…es una localidad que tiene atributos simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, cotidianidad, en fin, magia que te emanan en cada una de sus manifestaciones socio-culturales, y que significan hoy día una gran oportunidad para el aprovechamiento turístico”.

Leyenda del cenote Xcabachen

Hace muchos años, los mayas predijeron que, cuando el agua se agote en todo el mundo, el único lugar que aún conservará el preciado líquido será este cenote, pero al momento de ir a buscar agua, saldrá una guardiana maya, acompañada de una serpiente, el dios Kukulcán.

A los que quieran beber del agua del pozo, la guardiana se las otorgará mediante un cocoyol, pero antes deben pagar un precio: la vida de un bebé recién nacido.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Atractivos:

* Convento de San Miguel Arcángel

* Cenote Xcabachen, en el centro de la ciudad.

* El Poc Chuc, especialidad gastronómica

* Arte textil, X’manikté que significa “siempreviva” 

* Más de 30 meliponarios 

::::::::::::::::::::

¿Cómo llegar?

1.- Tomando la carretera Mérida-Cancún hasta llegar al libramiento Chetumal-Acanceh, a partir de ahí directo a Maní.

2.- Por la vía Mérida-Campeche hasta el libramiento Uxmal-Ticul, luego tomar la carretera hacia Dzan, hasta llegar a Maní.

3.- Desde Chetumal hacia Mérida, hasta llegar al entronque Teabo-Oxcutzcab y doblar a la izquierda hasta llegar a Maní.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s