Nuevas manos por un mundo sin residuos

Redacción/Mestizo News

Ciudad de México.- En México se producen poco más de 44 millones de toneladas de basura al año, entre las cuales encontramos residuos orgánicos, inorgánicos e inorgánicos reciclables. Anteriormente el país se enfrentaba a un sistema productivo lineal, en el cual los productos eran creados para ser desechados, sin embargo, a través de los años las empresas, gobiernos y sociedad, han impulsado una economía circular en la que los productos o envases pueden ser reciclados para tener más de una vida útil.

Actualmente diversas empresas del sector de alimentos y bebidas, en pro del medio ambiente, han optado por un modelo que va más allá del reciclaje como tal, sino que también contempla el diseño, creación e innovación de sus empaques. 

Es decir, apuestan por reutilizar materiales a través de su recuperación y reciclaje para apoyar el medio ambiente.

Por ello, la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) se comprometió a recolectar y reciclar el equivalente al total de botellas que venda para el 2030, contribuyendo así a un Mundo Sin Residuos. Para ello, el proceso de acopio y reciclaje juega un rol fundamental, el cual comienza desde el disponer correctamente los envases, pasando hacia los centros de acopio, plantas de reciclaje y terminando en la creación de envases con materiales reciclados.

Todo un proceso tan grande e importante que empieza desde nuestras casas, ya que en los centros de acopio se reciben los materiales valorizables, a través de las personas y vecinos de la comunidad que apuestan por el reciclaje. Posteriormente, se pesa el material, se separa, se define el costo de compra y se programa su recolección para ser trasladado a la planta de acopio.

Los camiones recolectores llevan a las plantas de acopio el PET, donde pasa por filtros de separación y se crean pacas para su traslado a las plantas de reciclaje como PetStar, la planta de reciclaje de PET grado alimenticio más grande del mundo y que forma parte de la IMCC.

Al llegar a la planta de reciclaje, el PET es ingresado y nuevamente pasa por filtros de selección y separación. Después de ello, es convertido en hojuelas y pasa por altas temperaturas para su transformación en pellets, los cuales son canalizados a las plantas embotelladoras, para la creación de preformas y estas son transformadas en nuevas botellas a través de la inyección de aire caliente, ¡listas para ser reutilizadas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s