Manglares en peligro

En la Península de Yucatán las tres especies que hay están en peligro por las actividades económicas y turísticas 

Claudina Canto/Mestizo News

Mérida, Yucatán.- El incremento de la población y el desarrollo urbano, así como la afluencia de turistas, trae como consecuencia un impacto negativo en los manglares.

Las carreteras construidas sin tener en cuenta los flujos de agua que alimentan a los manglares, el desarrollo urbano, la ganadería, así como los fenómenos naturales como huracanes, han dañado y acabado, de forma irreversible estos ecosistemas en ciertas zonas de Yucatán.

Por esa razón, es necesario estar informados acerca de la gran diversidad de ecosistemas que alberga México, así como nuestra península, para ayudar en la concientización de la problemática que enfrenta nuestro planeta para su conservación.

Pulmones de la tierra

Los manglares son ecosistemas muy valiosos, ya que ofrecen una gran diversidad de servicios ambientales. Están compuestos principalmente por árboles, los cuales poseen adaptaciones que les permiten sobrevivir en zonas anegadas y propensas a agua salada.

En la Península de Yucatán se encuentran consideradas como zonas de refugio y crecimiento de especies de flora y fauna silvestre, ya que es el hábitat para una gran cantidad de aves acuáticas como el gaytán, el flamenco rosa, pelícanos, etc. Cabe recalcar que algunas de estas especies se encuentran en peligro de extinción.

Por otra parte, son un sistema natural de control de inundaciones, así como una barrera contra los huracanes, actúan como filtros biológicos para mejorar la calidad del agua y principalmente, se destaca, que los mangles son árboles que toleran tanto el agua dulce como el agua salada, por esa razón, este ecosistema puede capturar hasta cinco veces más el carbono que otros bosques tropicales, lo que significa que producen mayor oxígeno. 

A pesar de su gran importancia, su extensión a nivel mundial se ha reducido gravemente. En el país de México los manglares se han visto afectados principalmente por el impacto directo e indirecto de las actividades agrícolas, ganaderas, urbanas y turísticas. 

De acuerdo con un estudio de Manglares de México, publicado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad en el año 2009, la Península de Yucatán contiene el 55 % de la extensión total de manglares en México con 423,751 ha, de los cuales, el estado de Yucatán ocupa 99,640 ha y la mayor parte son protegidas por decretos federales y estatales.

Los manglares también actúan como una forma de defensa costera natural contra marejadas, tsunamis, el aumento del nivel del mar y la erosión.

Importancia a nivel mundial

Los bosques de mangles son vitales para muchas especies y para las comunidades de las costas, incluyendo las de América Latina y el Caribe, que cuenta con dos de los cinco países con mayor extensión de bosques de manglar del mundo: Brasil y México.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), es más elevado el ritmo de destrucción de los manglares que en cualquier otro tipo de bosques y señala que en México la cobertura de un manglar se reduce a una tasa anual de 2% para la vertiente del Pacífico y 2.8% para el golfo de México. 

Con el resguardo natural que ofrecen los manglares, 18 millones más de personas sufrirían cada año los impactos de las inundaciones. Solo Vietnam, China, Filipinas, Estados Unidos y México ahorran 57,000 millones de dólares en daños a la propiedad gracias a los manglares que tienen en las zonas.

Los manglares son complementarios a estrategias como la capacidad de protección a zonas con alto riesgo costero, también limitan factores como la velocidad de los vientos o la altura del tsunami, por lo que cuidan a las personas que habitan en esas áreas.

En 2016 se vivió en México uno de los casos más sonados sobre la destrucción de los manglares, el del malecón Tajamar, en Quintana Roo, hecho que algunas ONGs han denominado ecocidio. 

Fue destruido por proyecto turístico con autorización de instituciones del gobierno del estado. Posteriormente, colectivos como organizaciones se unieron para alzar la voz en contra de este centro turístico y tras una serie de licitaciones, un juez suspendió temporalmente la obra, aunque hoy en día aún no se ha resuelto en definitiva el caso. 

A nivel mundial, México ocupa el 4° lugar en superficie de manglares, sin embargo, como se ha mencionado, los manglares son hábitats vulnerables al desarrollo urbano, lo cual, trae como consecuencia la desaparición de estos ecosistemas. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s