Sargazo: Daño irreversible en todo sentido

Los efectos nocivos del recale excesivo de la macroalga se resienten en el aspecto ambiental, económico, social e incluso en la salud; este año, al menos mil kilómetros de playa son afectados en las costas de Quintana Roo; tan sólo el primer mes de arribo las autoridades de los tres niveles de gobierno reportaron más de 17 mil toneladas y el pronóstico es que llegue más, mucho más

Por Daniel Gutiérrez 

Tras un año de tregua, el sargazo ha vuelto a convertirse en un desastre ambiental, económico y social para Quintana Roo. El arribo masivo de la macroalga no sólo es cuestión de imagen turística como se ha hecho creer hasta ahora. 

Durante 2020 el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México, (UNAM) avanzó en la construcción de la investigación acerca del sargazo y su presencia en el Caribe Mexicano. 

Los resultados son desoladores. De entrada, se ha generado un daño irreversible a la barrera arrecifal que bordea a las costas de Quintana Roo, causado por toda la contaminación que trae y toma a su paso el sargazo. 

La contaminación es tal, que parte de la presencia del síndrome blanco que afecta a los corales se debe al sargazo, ya que este virus ambiental llegó de la mano del arrastre de la macroalga. 

El síndrome blanco provoca la muerte de pólipos coralinos (tejido vivo de las colonias) y deja expuesto los esqueletos, creando el efecto de manchas blancas que rápidamente avanzan por toda la colonia, hasta matarla por completo en unas pocas semanas.

Este daño es irreversible y no se ve a simple vista. Ocurre en el fondo del mar. Y ahí, al igual que en el exterior, las escenas son tétricas debido al avance de un desastre que ni siquiera se ve en proporciones. 

Además, la escena paradisiaca del Caribe Mexicano, con aguas color turquesa que bañan tranquilamente las playas de arena blanca, se ha tornado en algo muy diferente. El color café y olor nauseabundo, que también generan daño ecológico. 

De acuerdo con la investigación de la UNAM, los lixiviados que genera el sargazo en la arena han comenzado a contaminar el manto freático de municipios como Benito Juárez (Cancún) y Solidaridad (Playa del Carmen). 

El sargazo trae muchos residuos de fertilizantes, uno de los que afectan tanto al suelo como al aire es el nitrógeno, esto procede de los químicos y orgánicos, una parte se queda en el suelo y se va transformando en compuestos nítricos.

Otra parte del nitrógeno se volatiliza hacia la atmósfera y se descompone en óxidos nitrosos y nítricos, que contribuyen a la formación de ozono en la troposfera, y cuando se mezclan con el agua que constituyen las nubes, forman lo que se conoce como lluvia ácida, que al caer, afecta a los vegetales porque quema y debilita, haciéndolos susceptibles a enfermedades o a ser atacados por plagas, de manera que se ponen en riesgo nuestras fuentes de oxígeno. Otra acción de la lluvia ácida es que corroe las estructuras metálicas.

El agua subterránea es un recurso natural vital para el suministro económico y seguro de agua potable en el medio urbano y rural, y juega un papel fundamental (pero frecuentemente poco apreciado) en el bienestar del ser humano y de muchos ecosistemas acuáticos.

Daño irreversible

El impacto en los ecosistemas costeros que ocasiona el sargazo será catastrófico. Los pastos marinos ya están afectados y la arena, que antes era blanca, ahora tiene tonos cafés, al descomponerse la macroalga y dejar materia orgánica. Este año ya llega en grandes cantidades a las playas de Quintana Roo, pero en los próximos meses se espera que sean volúmenes más altos, sostuvo Rosa Rodríguez, investigadora del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, con sede en Puerto Morelos.

Con línea de investigación de arrecifes coralinos, la experta indica que las imágenes de satélite de la Universidad de Florida hacen prever que en este año la temporada será similar a la de 2019, sobre todo en verano, cuando por cuatro meses llegó la macroalga de forma masiva. Recordó que 2018 ha sido el peor año, ya que el periodo de arribo fue de casi seis meses.

Agregó que falta hacer más estudios, pero potencialmente sí es peligroso para la biodiversidad y la salud; “hasta donde sé, en México no se han hecho estudios de impacto a la salud. Algunos de los organismos que vienen adheridos al sargazo, que son urticantes, sabemos que pueden producir sarpullido. Pero cuando se descompone, genera gran cantidad de ácido sulfhídrico, que es muy tóxico y podría tener un impacto en las comunidades costeras, es algo que no se ha estudiado ni tampoco el impacto que puede tener su mala disposición en los ríos subterráneos, de donde se obtiene el agua en la península, ya que contiene gran cantidad de metales”.

Mencionó que se requiere una norma oficial mexicana sobre el sargazo que regule la contención en el mar, el transporte y los sitios de disposición final, “porque van y lo tiran donde sea, no hay terrenos habilitados como rellenos sanitarios, con geomembrana para evitar la contaminación del acuífero”.

Estrategias de limpieza y contención

A través de una declaratoria de contingencia en 2018, el gobierno de Quintana Roo obtuvo 62 millones de pesos del Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales (Fonden) para la limpieza de playas. También el gobierno estatal invirtió 20 millones adicionales y los hoteleros destinaron fondos para limpieza y mantenimiento. Además, el gobierno estatal solicitó otra partida de 218 mdp para continuar con las labores de limpieza y contención del sargazo.

Ya sea por autoridades o por particulares, el manejo, retiro o disposición del sargazo tiene que realizarse de acuerdo con los Lineamientos Generales para la Remoción del Sargazo de las Playas del Caribe Mexicano. 

Implementan estrategias para combatir el sargazo en Solidaridad | Cancun Mio

Dicho documento regula este procedimiento, ya que se tiene que garantizar la protección de playas, dunas, pastos marinos, arrecifes coralinos y la fauna asociada, como tortugas y sus zonas de anidación, para que no se vean afectadas durante el proceso de remoción de la macroalga, en especial si se utiliza maquinaria pesada. Su uso debe limitarse exclusivamente a las áreas permitidas.

También existe un lineamiento específico para el bloqueo y retiro del sargazo en la zona marina. Una de las opciones es el empleo de barreras físicas que evitan que el sargazo pase. Esta tecnología es similar a la utilizada en derrames de hidrocarburos, con algunas modificaciones. 

Preocupación por el futuro

Las costas de Quintana Roo, a pesar de su gran infraestructura hotelera y de servicios, no son nada sin sus mayores atractivos: un mar turquesa y unas playas blancas y limpias. Ahora, se vuelve a comprobar que la presencia masiva del sargazo es un problema que está generando preocupación en distintos sectores, e incluso considerado como una emergencia.

Existen otras visiones con relación a esta macroalga, en donde el aspecto ambiental y turístico ha sido el de mayor difusión; pero es un problema complejo que puede tener repercusiones en sectores como el pesquero, el de transporte, salud, etcétera.

Grandes interrogantes siguen en el aire; sin embargo, las posibles causas parecen estar vinculadas a las actividades humanas, en especial a la contaminación que ha llevado al incremento de nutrientes disponibles en el mar y el aumento de la temperatura ligado al cambio climático.

Y es que además del mal aspecto a unas playas famosas internacionalmente por su aspecto y calidez, el sargazo a medida que se descompone en la playa desprende un fuerte olor, lo que causa repulsión a turistas y residentes por igual.

Los negocios como hoteles y restaurantes se han visto impactados por la notoriamente baja presencia de turistas, la principal fuente de generación de empleo y captación de divisas de la zona.

El sargazo es un alga flotante que “viaja” a la deriva impulsada por las corrientes oceánicas, a la vez que funciona como una “isla” viviente que sirve de alimento y hogar para varias especies marinas.

Las algas crecen rápidamente logrando duplicar su masa en menos de 18 días; tienen vesículas llenas de gas que les permiten flotar, por lo que las grandes extensiones de sargazo se convierten en un hábitat flotante que puede proporcionar alimento, hogar y refugio a varias especies marinas como plantas, crustáceos, aves, peces, tortugas e incluso ballenas. Cinco especies de tortugas marinas que pasan por el Atlántico se han registrado allí.

¿De dónde vienen las algas a Q. Roo?

* Tradicionalmente, comienza su vida en el golfo de México y es empujada por las corrientes hacia el Atlántico Norte, donde flota en el Mar de los Sargazos, cerca de Bermuda, delimitado por sus características físicas y biológicas.

* Desde 2011 los científicos han detectado un nuevo mar de sargazos que tiene origen entre las costas de África y Brasil, que es de donde proviene el alga que está llegando al Caribe.

* El crecimiento acelerado de esta macroalga parece estar relacionado con la gran absorción de nutrientes y materia orgánica provenientes de las desembocaduras de los ríos Amazonas y Orinoco, en América del Sur, y por el aumento de temperatura del agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s