Frida Kahlo: Ícono por siempre

La pintora sigue viviendo en sus obras, en su arte y en el Museo de la Casa Azul, que anteriormente fue su hogar

Claudina Canto / Marco Bautista / Mestizo News

El 13 de julio de 1954, una semana después de su cumpleaños 47, falleció la pintora Frida Kahlo, ícono del arte, la moda y la cultura mexicana.

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón nació el 6 de julio de 1907 en Coyoacán, Ciudad de México y murió ahí mismo el 13 de julio de 1954. Su padre era de origen alemán-húngaro, mientras que su madre, de México, era indígena-española. 

Cuando era una niña padeció poliomielitis, la cual la dejó con una leve cojera, y fue la primera de muchas enfermedades que sufrió.

Es una de las pintoras más reconocidas en el mundo. Su arte y estilo gira en torno a su biografía y a su propio sufrimiento de una manera surrealista y existencialista.

Es autora de 150 obras, principalmente autorretratos, en los que proyectó sus dificultades para sobrevivir.

“Pinto autorretratos porque estoy mucho tiempo sola. Me pinto a mí misma, porque soy a quien mejor conozco”.

Su vida estuvo marcada por una tragedia en su juventud, tras sufrir un grave accidente cuando el autobús en el que viajaba fue arrollado por un tranvía. Su columna vertebral quedó fracturada en tres partes, sufriendo además fracturas en dos costillas, en la clavícula y tres en el hueso pélvico, por lo que requirió 32 operaciones. 

Este infortunio la mantuvo postrada en cama durante largos periodos y debido a ello, comenzó a pintar para pasar el tiempo. De hecho, según Frida Kahlo Corporation, su madre tenía un caballete especial para pintar mientras se mantenía en cama. Más adelante, pintó la obra “La columna rota”, que mostraba su corsé de yeso. 

Su amor por Diego Rivera

Kahlo conoció a Diego Rivera a través de algunas veladas y reuniones a las que asistía con la fotógrafa y activista Tina Modotti, pero no habían cruzado palabras, hasta que un día lo visitó espontáneamente, mientras trabajaba en unos murales para el complejo de la Secretaría de Educación Pública, con el objetivo de mostrarle sus propios trabajos. 

Diego quedó impresionado con sus cuadros y la animó a seguir pintando. Posteriormente en 1929 contrajeron matrimonio. Su relación consistió en amor e infidelidades. Por lo que para 1939 se divorciaron, sin embargo, en 1940 volvieron a contraer matrimonio, pero en términos amistosos y para compartir las finanzas. 

Además, Frida tuvo diversos amoríos con artistas de la época como el fotógrafo húngaro Nickólas Muray y políticos como el ruso León Trotsky, sin embargo, al que siempre quiso y apreciaba mucho fue a Diego Rivera. 

El estilo de Kahlo es muy reconocible hasta para alguien que no esté familiarizado con la pintura. Sin embargo, lo que hace de esta artista objeto de estudio en su obra, es cómo plasmaba su vida en el lienzo. 

Su arte es casi autobiográfico, ya que consta de varias etapas y se puede notar la melancolía y tristeza junto con elementos mexicanos como los colores y la ropa. 

Surrealismo o la propia realidad

Sus autorretratos destacan por toques de surrealismo y fantasía; plasmó diversas etapas de su vida como sus embarazos, sus relaciones amorosas y la incapacidad que tenía para tener hijos, por su accidente.

Entre los elementos que más están presentes en su obra son las flores, ya sea en mesas, en macetas o en su cabeza en el caso de los autorretratos.

Autores y artistas contemporáneos, incluyendo a grandes conocidos como el famoso André Breton, describieron el trabajo de Frida Kahlo como surrealismo. Pero fue una etiqueta que ella misma rechazó.

“Pensaron que era surrealista pero no lo era. Nunca pinté sueños. Pinté mi propia realidad”, respondió Kahlo sobre sus críticos, según el Museo de Arte Moderno.

Revolucionaria hasta el final

Frida Kahlo era humanista y comprometida con las causas sociales, que siempre trató de ver por el bien de sus semejantes, alguien que exaltaba la naturaleza humana y que empezó a romper con los estándares estéticos de la mujer en la época y que profesaba un amor a su patria.  

Protestó contra varios acontecimientos como la dictadura de Francisco Franco en Francia y la invasión de Estados Unidos a Guatemala. Militó en el Partido Comunista de México junto con varios intelectuales de la época.

En los últimos años, Frida ha sido reconocida como un símbolo feminista de empoderamiento, considerada como una mujer libre, y así manifestaba sus ideales en sus obras, en las cuales hablaba abiertamente de temas como la sexualidad, el aborto, lactancia o maternidad, dando voz a las mujeres reprimidas y encerrada, que no podían salir de sus casas o que no hablaban con libertad porque eso no correspondía a su género.

En 1953 a causa de una infección por gangrena le tuvieron que amputar la pierna por debajo de la rodilla. Esto la sumergió en una gran depresión que la llevó a intentar suicidarse en un par de ocasiones, el 13 de julio de 1954 falleció por una embolia pulmonar. Sus restos fueron velados en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s