Guardián de los libros

Casa Tino, en el corazón de Mérida, es un rincón que conjuga la pasión por la lectura, singulares anécdotas y miles de páginas para nutrir el conocimiento y despertar la imaginación

David A. Valladares/Mestizo News 

Mérida, Yucatán.- En el centro de Mérida se encuentran rincones atrapados en el tiempo; visitarlos es un viaje por la historia. 

En la calle 65 número 513-A entre 62 y 64, está Casa Tino Muebles y Libros Usados, el negocio atendido por Jorge Enrique Abraham, de 67 años de edad, tiene 35 años desde que inició con la compra y venta de segunda mano. 

Hay miles de libros, discos de vinilo y algunos muebles antiguos. Los estantes del lugar forman angostos y largos pasillos que simulan paredes de libros en donde la iluminación te hace sentir ese bucle de tiempo, donde se encuentran todas y cada una de las obras archivadas en la librería. 

Casa Tino cuenta con libros de medio uso, escolares, novelas y/o de consulta universitaria; hay de todo, desde libros clásicos como “La Ilíada y La Odisea”, de superación personal, esotéricos y una gran variedad de autores. 

La idea de don Jorge, dueño de la librería, es culturizar a la gente, “para que agarren el vicio de la lectura, que es un bonito pasatiempo”. 

Con el tiempo ha diversificado la propuesta, al vender muebles de medio uso, comedores, salas, archiveros, mesas, camas de hospital y hasta sillas de ruedas. 

Inició su negocio al inspirarse de una película que trataba de una joven que se dedica a estudiar y leer para librar a un hombre encarcelado injustamente. 

Al inicio Jorge compraba libros de primaria, secundaria, preparatoria y licenciatura, sin saber cuáles eran los más solicitados. 

Vivencias

Son muchas las anécdotas que se han vivido en Casa Tino; don Jorge con mucha nostalgia nos platica, la de un hombre que hace 30 años se fue a vivir a Estados Unidos. Sin embargo, el año pasado viajó a Mérida y visitó la librería para comprar un libro que había leído cuando era joven, al encontrar el ejemplar que buscaba y abrirlo, estaba escrito su nombre; en ese momento, se dio cuenta que era el mismo que hacía varios años fue de su propiedad y lo había tirado a la basura. 

Don Jorge recuerda la emoción del hombre al encontrar su libro; incluso, refiere que con mucho entusiasmo sacó su credencial para mostrarle que había sido suyo, en su juventud. 

El hábito de la lectura

Desde los inicios de la humanidad se ha buscado la forma de preservar y transmitir el conocimiento a través del espacio y del tiempo; se utilizaron diversas formas como las pinturas rupestres, papiros, hasta llegar a la invención del libro, que garantizaría la preservación del conocimiento. 

El hábito de la lectura es una forma de preservar el conocimiento, pero no sólo eso, también es una forma de conocer fantásticas historias. 

La lectura aumenta la curiosidad y el conocimiento y despierta nuestra imaginación. Por ello se recomienda leer todos los días, aunque sea 15 minutos al día. 

Lamentablemente, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en Yucatán 6 personas de cada 100, de 15 años y más, no saben leer ni escribir; a nivel nacional la tasa es 5 personas de cada 100 habitantes. 

En la entidad el 42.4 por ciento de la población analfabeta se concentra en el grupo de edad de 60 años. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s