Tokio 2020, entre el dolor y la esperanza

La justa olímpica se desarrolla, un año después, en medio de incertidumbre por altos contagios de Covid-19

Redacción/Mestizo News

Tokio, Japón.- Tras una larga espera y después de muchas dudas y dificultades, iniciaron los juegos de Tokio-2020, un año después de lo previsto, en una ceremonia sin público en el Estadio Olímpico y con restricciones en el tradicional desfile de los deportistas.

La ceremonia tuvo lugar ante menos de mil personalidades y dirigentes para minimizar los riesgos de la pandemia del Covid-19, en un estadio con capacidad para 68 mil personas.

“Declaro abiertos los Juegos de Tokio”, pronunció solemnemente el emperador Naruhito, según la fórmula consagrada para la ocasión, en lo que ya se han bautizado como ‘los Juegos de la Pandemia’.

Un pequeño grupo de ciudadanos se concentró en los alrededores del Estadio Olímpico para protestar por el mantenimiento del evento, portando el mensaje (en inglés) “Cancelen los Juegos. Salven vidas”.

En su discurso, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, admitió que estos Juegos serán “muy diferentes a lo que todos nosotros hubiésemos podido imaginar”, pero destacó que “hoy es un momento de esperanza”.

Los deportistas, que serán sometidos a diarios controles anticovid, desfilaron con restricciones: mascarillas, sin poder saltar ni bailar, y abandonando el estadio sin poder quedarse hasta el final de la ceremonia.

Alumbran los Juegos

La tradición, el recuerdo de las víctimas por el Covid-19, los drones y la música de ‘Imagine’ de John Lennon alumbraron la inauguración de los Juegos Olímpicos de 2020.

En un despliegue que combinó el respeto por la tradición, el color de los fuegos artificiales y el liderazgo tecnológico de Japón, la entrada de la bandera del país anfitrión ante un templo sucedió a una representación de atletas que se entrenaban en una cinta de correr o una bicicleta indoor simulando los problemas que han tenido los deportistas de los 205 comités olímpicos para preparar los ‘Juegos de la esperanza’ ante la pandemia.

La cantante Misia, con un vestido con los colores olímpicos, llenó con su interpretación del himno nacional nipón el silencio de un graderío para 68 mil espectadores, y ocupado tan solo ese millar de invitados, encabezados por el emperador Naruhito y el presidente del Comité Olímpico Internacional.

Los aros olímpicos fabricados con la madera de los árboles que germinaron con las semillas sembradas en Tokio 1964, que simbolizan el legado y la sostenibilidad que pregona el movimiento olímpico, ocuparon el ‘escenario’ del estadio previo al desfile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s