Irreversible daño a ciénaga

Asentamientos humanos en Chicxulub Puerto ponen en grave riesgo a decenas de especies de plantas y animales que tienen su hábitat en zonas de humedales; autoridades municipales y del gobierno de Yucatán hacen muy poco para frenar las ocupaciones en áreas naturales protegidas; si acaso, aplican sanciones, pero no se enfocan en evitar este delito que se ha acrecentado los últimos 40 años; peor aún, se hacen de la vista gorda ante el daño ecológico a los manglares

Por David Valladares Gómez/Mestizo News

Chicxulub Puerto, Yucatán.- En búsqueda de un nuevo lugar para vivir, año tras año, familias de diferentes partes del mundo se aventuran a terrenos desocupados en los cuales puedan asentarse para generar su patrimonio, como consecuencia de los desplazamientos humanos provocados por la sobrepoblación y la desigualdad económica.

Este es el caso de Chicxulub Puerto, en Yucatán, donde desde hace 40 años la ciénaga y manglares se han visto afectadas por los asentamientos humanos que han destruido la zona.

Las ciénagas, también conocidas como humedales, son masas de agua estancada de bajas profundidades, en las cuales crecen vegetaciones acuáticas como el mangle; las zonas generalmente planas tienen inundaciones en la superficie permanente o intermitentemente. 

Se clasifican como cuerpos de agua y pueden estar conformados por agua dulce o salada; en este ecosistema pueden vivir una gran cantidad de especies de plantas y animales desde insectos, anfibios, lagartos, aves, entre otros.

Por necesidad y por gandallismo

Los asentamientos irregulares en Chicxulub Puerto son resultado del crecimiento poblacional y la migración interna de la entidad, así como de la migración de otros estados.

La gente rellena las áreas de baja profundidad y ocupan zonas protegidas, sin temor a las consecuencias.

Aunque algunos lo hacen por necesidad y desesperación de tener un lugar para vivir, hay otros que ya cuentan con patrimonio y aún así, invaden, con la esperanza de que las autoridades poco a poco cederán y les otorgarán los títulos de propiedad.

Sin embargo, estos asentamientos ocupan indiscriminadamente zonas naturales protegidas, lo que representa un fuerte impacto para el medio ambiente.

De acuerdo con el saldo migratorio interno por entidad federativa 2010-2015, Yucatán está en el sexto lugar nacional, con un crecimiento de 3.1 por ciento. Es decir, es una de las principales receptoras personas debido a la migración interna del país.

Muchos factores

De acuerdo con ONU Hábitat, los asentamientos informales son resultado de diversos factores, entre los cuales están el crecimiento de la población y la migración rural-urbana, la falta de vivienda asequibles para la población pobre de las ciudades, una gobernanza deficiente la vulnerabilidad económica y el trabajo mal remunerado, la discriminación y marginalización, y los desplazamientos causados por los conflictos, los desastres naturales y el cambio climático. 

Reconoce que las personas que viven en los asentamientos informales, en especial en los barrios marginales, sufren una mayor exclusión económica, social y espacial con respecto a los beneficios y oportunidades del ambiente urbano más amplio. 

También se  ven en una situación de desventaja extrema debido a la marginalización geográfica, al déficit de los servicios básicos, marcos de gobernanza deficientes, el acceso limitado a la tierra y la pobreza, los medios de vida precarios y, debido a la ubicación de los asentamientos informales, son muy vulnerables a los efectos adversos y están expuestos a un ambiente pobre, al cambio climático y a los desastres naturales. 

Los asentamientos irregulares en la ciénaga de Chicxulub Puerto reflejan una fotografía que la ONU menciona en el informe.

Consecuencia ecológica

De acuerdo con la opinión de Enrique Noé Silva Martínez, licenciado en Biología Marina, los asentamientos humanos en cualquier sitio demandan diversos tipos de recursos en mayor o menor medida.

“En los humedales, es muy común que lo primero que empieza a verse afectado sea la vegetación, seguido del agua y el suelo. Esto debido a que necesitan recursos maderables para construir sus viviendas o como combustible para sus estufas, en los mangles, algunas especies llegan a tardar décadas en madurar y alcanzar una talla adulta. Además de la explotación de especies animales, como iguanas, peces, tortugas, que está documentado que las personas llegan a alimentarse de ellos” agregó.

Agregó que dependiendo del lugar del asentamiento irregular, puede obstaculizar o desviar causes de agua, lo cual afecta todo el ecosistema, pudiendo llegar a perderse hectáreas de mangles u otro tipo de vegetación.

Reconoce que revertir el daño es demasiado difícil. “A menos que se elimine el origen del daño, pero sabemos que no se pueden eliminar estos asentamientos y en cuanto a las estrategias de restauración ecológica en México, aún estamos en pañales de lograr verdaderos resultados favorables. Lo único que podría hacer la autoridad es vigilar que la disposición de los desechos y la explotación de recursos se lleve a cabo según la norma y dentro de los límites establecidos.”, concluyó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s