Identidad cultural sobre la piel

El traje típico de Yucatán, herencia de la civilización maya y la época colonial, es pieza clave de la identidad de sus hombres y mujeres


David Julián Hau/Mestizo News

Mérida, Yucatán.- Yucatán cuenta con un amplio patrimonio cultural resultado de la influencia de la civilización maya y la época colonial. Esto se puede ver reflejado en el traje típico, el cual es utilizado tanto como vestimenta del día a día como para reuniones y fiestas de gala.
Es un elemento distintivo que se puede observar incluso en anuncios publicitarios, caricaturas o películas, que siempre muestran una filipina, un huipil o un sombrero de paja.
Los precios de las prendas varían: en zonas turísticas suelen ser elevados, mientras que en los pueblos es más accesible.
Algunos, que todavía conservan sus tradiciones, se visten aún de mestizos, especialmente en bailes, pero la mayor parte usa hoy, en vez de la camisa larga blanca, la guayabera: una chamarra de origen cubano.


::::::::::::::::::::::::::

HOMBRES
 
Traje de gala:
 
Filipina blanca de manga larga, cuello alto y redondo sin solapa. Algunos incluyen botones de oro.

Pantalón de dril o lienzo fuerte blanco, que termina en ancha boca de campana; un paliacate se coloca en el bolsillo derecho.
 
Sandalias de piel, conocidas como alpargatas, sujetas al tobillo con correas pespunteadas y charoladas; suela gruesa de dos o tres capas de cuero.
 
Sombrero de paja tipo jipijapa o panamá.
 
Traje de trabajo:
 
Calzón blanco de lienzo fuerte y camiseta de tela de algodón blanco o de un tejido de calceta o punto de media.
 
Un delantal de cotí (cottin) azul o a rayas: tela de lienzo grueso que se usa comúnmente para colchones.
 

MUJERES

El atavío de las “mestizas” se complementa con unas zapatillas cerradas de tacón recto y trabita, que indispensablemente son blancas como la tela del terno. Estas zapatillas pueden ser de piel, charol o forradas de tela.

Las mujeres del mayab peinan su negra cabellera tirándola para atrás, sin raya en medio, y la enrollan sobre sí misma hasta formar un tuch (chongo) que fijan con una peineta. Sobre el tuch prenden un hermoso lazo de cinta francesa, realizado con un listón de dos metros de largo por diez centímetros de ancho. A un lado del peinado llevan flores naturales.

Ninguna mestiza se sentirá satisfecha de su atuendo si no lleva al cuello las joyas tradicionales: un rosario de filigrana de oro; otro de corales y una gruesa cadena salomónica de dos vueltas, de la que penden varias monedas y una medalla grande con efigie religiosa. Aretes de filigrana y coral, semanarios y pulso de petatillo de oro complementan su ajuar.


 
Traje clásico:
 
Huipil de batista de lino, de fino algodón de seda: jubón cuadrilongo que cae volante, con dos aberturas laterales que por el ancho de la prenda simulan unas mangas cortas, quedando los brazos desnudos.

En las orillas lleva detalles bordados en punto de cruz (xokbil-chuy), el de seda estilo inglés, pinturas y miniaturas al óleo. En otros, el cuello es postizo, con flores estampadas y con encajes de Holanda y Chantilly. 

El fustán, que se ciñe al talle y que sobresale bajo el huipil, tiene los mismos adornos y cenefas que éste y con él hacen juego, contemplándose ambos adornos uno debajo del otro.
 
Accesorios para la vestimenta de gala

Largos y lujosos rosarios de filigrana de oro y gruesas cuentas de coral, con moneditas y doblones de oro, así como cruces de filigrana. Además, collares y cadenas de oro de dos vueltas. Completan con grandes y largos aretes de filigrana de oro con piedras de colores.
 
Se recogen el cabello en un peculiar peinado que llaman t’uch, hacia atrás, en forma de martillo, atado en medio con un lazo de listón, y el pelo de delante echado atrás sin vereda. Algunas se dejan un copete con llamativos rizos.

Bordado, pieza clave       
 
– Destacan técnicas como el xokbil-chuy (hilo contado) o punto de cruz, el calado o deshilado (xmanikté).

– Las técnicas son consideradas un don de los dioses mayas, pues la diosa maya de la luna, “Ixchel”, les concede a las mujeres a través de sueños el don de tejer.
 
– En Izamal se encuentra la comisaría de Kimbilá, que destaca por confeccionar prendas de vestir tradicionales. Ahí se pueden encontrar desde ternos y huipiles, hasta finas telas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s