Tortuga caguama se extingue lentamente en BCS

BCS

Redacción / Mestizo News

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de octubre de 2021.- Sin fuerza para nadar, la corriente la arrastró fuera del agua. Por momentos, la tortuga caguama intenta luchar, no se quiere rendir; estira el cuello y busca atrapar una bocanada de aire fresco, pero la suerte está echada.

En su caparazón ya tiene la marca de pintura roja que la convierte en una cifra más, un número en el conteo de ejemplares que realiza el Grupo Tortuguero de las Californias, en apoyo de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), que carecen de presupuesto para realizar tareas de inspección y vigilancia.

La Playa San Lázaro, tristemente célebre porque el año pasado aparecieron varados sin vida 137 lobos marinos (Zalophus californianus), está convertida en un cementerio de tortuga caguama en la región conocida como el Golfo de Ulloa, ya que, tan sólo en 2020, fueron contabilizados mil 88 cadáveres de esta especie en peligro de extinción.

La Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) cuenta con un registro de 126 ejemplares atrapados en redes agalleras, levantado en mar abierto a bordo de embarcaciones de la flota artesanal entre 2015 y 2018.

Un reporte de la Profepa obtenido a través de la Ley de Transparencia establece que, además, el año pasado fueron localizados muertos en los 43 kilómetros de playa San Lázaro cuatro delfines, una ballena, dos focas, un elefante marino, un cachalote pigmeo, 30 tortugas prietas y 23 tortugas golfinas.

Después de dar seguimiento puntual a la mortandad de tortuga caguama durante casi una década, Mario Sánchez, director regional Noroeste del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), asegura que la situación no ha cambiado en nada, pues los ejemplares que murieron entre 2012 y 2020 suman más de seis mil, de acuerdo con documentos de la propia autoridad ambiental.

La tortuga caguama que yace en Playa San Lázaro agonizando sin una aleta ya no podrá regresar a Japón, donde nació y migró para alimentarse y alcanzar su madurez sexual.

Los ejemplares juveniles permanecen en el Golfo de Ulloa durante un periodo de entre 25 y 30 años, antes de volver a las playas donde eclosionaron, a más de 10 mil kilómetros de distancia, para reproducirse y anidar.

De esta forma, podemos ser testigos en directo de la sexta extinción masiva desde Baja California Sur, la llamada extinción del Antropoceno, resultado de la actividad humana, en plena emergencia climática, que tiene en alerta roja a la humanidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s