NUEVO MARCO TEÓRICO

EL ARTE DE VIVIR

Dr. Roberto López Godoy

ADICCIONES

Parte 7

Con la formulación del concepto de “Alcoholismo” en base de dos elementos centrales (el ‘Síndrome de Dependencia del Alcohol” y “Problemas Relacionados con el alcohol”) se obtienen las siguientes ventajas: por un lado, este nuevo marco teórico contempla el consumo de alcohol en un rango de normalidad, dentro de ciertos parámetros. Por otro, al abordar la problemática del “alcoholismo” como problema social, como un problema de salud pública, se contemplan objetos de acción concretos. Por ejemplo, un problema es la venta clandestina de bebidas alcohólicas, otro, los horarios de funcionamiento de los centros de consumo, otro, los accidentes de tránsito bajo la influencia del alcohol y, así, otros.

Como se puede ver a simple vista, hay objetos claros para la acción concreta, sin necesidad de reducir todo a satanizar el consumo de alcohol, ni a condenar a quien lo consume para cargarle una culpa o desprestigio moral. De esta manera, se integra el consumo de alcohol a la cultura, a una conducta normal, sana, sin señalamientos morales, con la consecuencia de no estigmatizar a quien se le ve con una botella de cerveza en la mano o un vaso con algún cocktail. El consumo de bebidas alcohólicas como parte de la cultura, de la convivencia social. No avergonzarse porque se le vea con una botella de cerveza en la mano en público.


¿En dónde radican los problemas?

En cuanto a los accidentes de tránsito bajo los efectos tóxicos del alcohol, es cuestión de reforzar y hacer cumplir los ordenamientos de la ley para conducir vehículos y las sanciones al castigo por violar la ley, sin excepciones. En cuanto al desarrollo del síndrome de dependencia, emerge la necesidad, como con otras conductas, de educar, promover valores, conductas propias, civilizadas, en el comportamiento personal. No satanizar el consumo de alcohol por sí mismo.

Recuerdo en una ocasión que un periódico local publicó unas actividades que había yo conducido en mi consultorio, orientadas a este tipo de información, en particular a la educación sobre el consumo de alcohol. Al final de la conferencia se sirvió un refrigerio con carnes asadas y bebidas alcohólicas. Al día siguiente de cuando se publicó esta actividad, al acudir a mi consultorio una dama “de sociedad” me esperaba sentada en la sala de espera con una actitud solemne, tensa. Al preguntarle en qué la podía servir, blandiendo un ejemplar del periódico que había dado la noticia, con voz seria y firme me dijo “cómo se atreve usted a promover el consumo de alcohol.

Lo que usted debe de decir es que no se debe de beber ni una sola gota de alcohol. Un tío mío murió por una enfermedad del hígado a causa del alcohol”. Comentarios a este episodio quedan a juicio del lector. ¿Es el alcohol el problema?

De sentido común, como pudiera pensarse, éstas y otras medidas tienen el efecto de clarificar y tener un sentido realista del “combate al alcoholismo”. Expresión que se usa como bandera para dar la impresión de estar “atendiendo el problema”. Por lo general, con el anuncio de medidas de ocasión sin mayor trascendencia mientras se publican voces de alarma porque “el alcoholismo va en aumento”. ¿Qué va en aumento?

Un nuevo marco teórico no es ocioso. Se ofrece como un adelanto como en otros campos de la ciencia, que permita adaptar las acciones para la atención de problemas específicos que, sin una clara visión de su presentación, nada más generan confusión e ineficacia en los intentos de solución. Temas para reflexionar y para la adopción de conductas responsables.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s