LA MUERTE

EL ARTE DE VIVIR

Dr. Roberto López Godoy

LA MUERTE

Interesante el fervor, la algarabía, la sentida celebración del fin de la vida, la muerte.

Altares, arreglos florales, cánticos, peregrinaciones, delicias culinarias marcan la tónica de estos días en torno al recuerdo de los que ya no están en este mundo, los difuntos.

Aún más, como una más de las prácticas religiosas, se escucha decir de lugares y devotos al culto de “la santa muerte”.

¿Pero qué es la muerte?

Pasada la euforia del “día de los muertos”, como que cabe dar atención al significado de un acontecimiento de la magnitud de la muerte. El fin de la existencia en este mundo. No más participación de la experiencia de vida terrenal. Para nunca más volver, a no ser al considerar tan sentida partida con ojos de fe que contempla, a la manera de su Abanderado, la resurrección del cuerpo.

Como se le quiera ver, la desaparición de este mundo. Ausencia. Vacío emocional, por muy calurosos que sean los recuerdos de una relación de afecto, de cariño, que llegó a su final.

En los ambientes religiosos, esta realidad se ilumina con una visión de esperanza, enfatizando que al llegar a esa dimensión donde continúan su existencia los ausentes, una sola cosa se indagará: “cuánto amaste”.

De esta pregunta, entonces, derivan interesantes temas aplicados a quienes aun continuamos sobre el planeta tierra. Cómo vivimos. Que valores nos mueven y motivan para la acción. Qué esperamos después de la muerte. ¿La desintegración en la infinitud del universo? ¿Es el cuerpo, la carne, los huesos, lo que ‘somos’?

Vano y ligero es el enfoque de los nuevos tiempos, como si respiráramos solo para consumir oxígeno, como si todo girara en torno a la diversión, el entretenimiento, el placer sexual, la fuga de la realidad mediante el consumo de substancias que transportan a ‘realidades paradisíacas’. ¿Y qué del esperado encargo de amar?

En este contexto brilla con todo su esplendor el mensaje del anunciado desde tiempos lejanos, el Mesías, el Salvador, Jesús, el que vivió en Nazaret y quien se hizo presente en el planeta tierra para dar a conocer con mayor claridad el sentido del momento final. “Quien cree en mí, aunque muera vivirá”, dijo entre sus predicas, junto con verdades con proyección de eternidad (Jn 11:25).
Jesús de Nazaret, centra, orienta en la búsqueda del sentido de la vida, y con ello, el sentido de la muerte. “Yo soy el camino, la verdad y la vida”, dijo en otro momento (Jn 14:6). Verdades que guían en la realización del encargo del que se nos va a preguntas al llegar donde El ahora está. Cuánto amaste.

La muerte no es el final.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s