LA VIDA

EL ARTE DE VIVIR

Por Dr. Roberto López Godoy

LA MUERTE

En contraste con la muerte, la vida es la otra cara de la moneda. La vida es la oportunidad, el privilegio de disfrutar, en paz, la maravilla de todo cuanto existe. ¿Cómo se vive?

Al igual que la muerte, la vida es otro tema enfocado de muy diversas maneras de acuerdo con creencias, modos de concebir la existencia. El maíz, en la cultura maya, es el origen de la vida, es de donde proviene el ser humano.

En el pensamiento del ‘mundo’, la vida es para poseer y ser más. Más que los demás, poseer riqueza a manos llenas, por lo medios que se pueda. “Si hay que matar, mata”, escribe Nicolás Maquiavelo en su libro “El Príncipe”, como una de sus observaciones en la mentalidad de los príncipes de su época. Los señores del poder de su tiempo, se podría decir.

En el paso por la vida, hay constantes sobre las que se experimenta la vida por el ser humano. Una de ellas es la capacidad de pensar, hacer juicios, juicios de valor, entre otros. Pero sobre todo la capacidad de distinguir entre la verdad y la mentira. Entre el bien y el mal.

Capacidades que se ven afectadas por diversos factores. Por ejemplo, un ser humano con limitada formación en cuanto a calidad de vida se ve constreñido a juicios de muy poca visión y alcance. A diferencia de personas con la fortuna, el privilegio de una formación amplia y diversa que les permite una percepción de mayor alcance y profundidad.

Por otro lado, en cuanto a la percepción del bien vs el mal, también es una capacidad afectada por diversos factores. Principalmente la experiencia humana. Basta con observar la conducta de gente “de la calle”, vagabundos, o personas cuya convivencia se ve circunscrita a grupos y medios de muy limitado desarrollo humano que no conocen mas que relaciones conflictivas, vengativas, de prepotencia, chismes e intrigas.

En general viviedo como si el sentido de verdad, de bien y de mal, fueran definidos por gente de poder y dinero, como las celebridades o personas con títulos profesionales, para que baste esto para conferirles la autoridad para hablar con verdad o definir lo bueno de lo malo.

El dinero y el poder ciertamente no son las fuentes de donde deriven el sentido de verdad y de bien. No por provenir de una persona “respetable” por su capacidad económica o política, su palabra es definitoria de la verdad.

La verdad es aquello que identifica las cosas con su esencia, lo que verdaderamente es. Yo soy el camino, la verdad y la vida, es una sentencia en lo dicho por Jesús de Nazaret. Nadie viene al Padre sino por mí, también dijo. En otras palabras, en Jesús se expresa el sentido pleno de verdad.

La vida, en este contexto, es entonces esa única oportunidad para vivir en función de la verdad y del bien.

Una noche, recuerdo, me veía como en un salón amplio en donde había diversas personas en fila esperando su turno. De alguna manera, tenia conciencia de que los presentes eran personas ya fallecidas, para dar cuenta de su vida. De pronto, caí en la cuenta de que yo estaba vivo, con la oportunidad aún de experimentar la vida, lo cual después de muerto ya no seria posible. ¡aún puedo hacer muchas cosas!, me surgió en un hondo respiro. Fue un sueño. La toma de conciencia fue una realidad. Potente generador de energía para seguir viviendo. Sólo se vive una vez.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s